Conclusiones del viaje.

Ya en casa toca hacer balance y sacar las conclusiones de esta escapada de final de año a Londres.

Sonia y Bruno siempre han pensado que final de año es una gran época para viajar. No hace tanto calor, y normalmente los lugares están menos llenos, ya que la gente suele viajar más en vacaciones de verano. Así que el simple hecho de salir en esta época vale la pena. Además, son fechas entrañables en los que los lugares suelen tener una decoración y ambiente especial.

Londres es una ciudad tremenda, con una multiculturalidad bestial donde conviven gente de diferentes razas, etnias y lugares del mundo entre gran respeto. En ese aspecto es similar a París, aunque nos atreveríamos a decir que aquí incluso de manera más exagerada. Sin duda esto lo constata uno al visitar Chinatown donde queda sumergido en una pequeña china, o cuando vas a Camden Town, con su Camden Market, lleno de tiendas alternativas y tradicionales.

DSC06990

Como gran ciudad que es, sus edificios emblemáticos son enormes y vale la pena conocerlos. Dado que no teníamos demasiado tiempo para visitar la ciudad, el tour que contratamos de Londres clásico ha sido una gran opción para conocer lo más interesante de un vistazo. Totalmente recomendable la página “Londres en español”.

IMG_6690

A parte de los típicos Big Ben, London Tower o Buckingham Palace, merece una visita el British Museum. Su contenido es enorme e inacabable, y aunque en una tarde no da para disfrutarlo plenamente, sí que pudimos ver sus obras de referencia más famosas. Es una auténtica pasada. Hay que buscar un hueco en la agenda para ir.

IMG_6784

Y uno de los grandes recuerdos que nos van a quedar es sin duda la visita al mágico Stonehenge. El misterioso complejo del cual existen hoy en día aún multitud de incógnitas. Era una de las ilusiones de Bruno la cual se vio realizada. Queda un poco lejos de la capital, 2 horas en autobús, aunque si tienes ilusión vale la pena hacer el viaje.

IMG_6610

Pero no todo son grandes recuerdos y cosas positivas de la ciudad. Como sabéis siempre intentamos ser críticos y comentar las cosas que no nos han gustado del viaje. Y en este caso es cierto que una de las cosas que menos nos han gustado han sido la poca o casi nula ambientación navideña que hay en la ciudad. Esperábamos más decoración o ver algunos edificios iluminado igual que lo vimos en Bélgica 2009 o en nuestro fin de año en Florencia. En este aspecto solamente se salva el mercadillo navideño de Hyde Park el cual nos encantó e hizo las delicias de Xavi. Así que en cuanto ese tema Londres nos dio una pequeña decepción.

DSC06959

Otra de las cosas que aunque ya lo sabíamos, creemos interesante decir es que Londres es una ciudad bastante cara para el español medio, tanto para encontrar alojamiento como hacer turismo. Si ya su nivel de vida es bastante más caro de por sí que el nuestro, el hecho de pagar con libras esterlinas hace que la diferencia sea mayor. Aunque como en todo en la vida, buscando buscando uno acaba encontrando cosas económicas. La cadena hotelera Travelodge es bastante asequible y tiene varios hoteles por toda la ciudad. Y a la hora de comer, a parte de los tradicionales restaurantes fast-food, se puede comer en algunos pubs, en los que un buen plato con cerveza incluida puede salir por unas 15-20 euros al cambio.

Por último el clima. Un clima gris y húmedo en el que suele llover algo todos los días. Esto es algo que todos sabemos que también hay que comentar. De ahí se entiende la personalidad de los ingleses, un carácter bastante cerrado y que entendemos que se vuelva algo alocado cuando visitan nuestras costas y les da el sol un poco más de lo normal (jejeje…). Aunque eso sí, son gente muy muy educada. Es algo que queremos destacar, ya que son gente muy respetuosa, limpia y educada que siempre nos ha ayudado cuando les hemos preguntado cualquier tema, algo que se agradece cuando estás fuera de tu país y necesitas algo de orientación.

Y aquí termina un nuevo viaje. Como veis, “El viaje de los elefantes” ha vuelto a coger velocidad de crucero tras el nacimiento de nuestros dos hijos y si todo sigue como hasta ahora, continuaremos viajando cual manada en busca de nuevos lugares, nuevos destinos. Xavi ya sabe lo que es ir a Ámsterdam y ahora a Londres, y la verdad es que le encanta conocer nuevos lugares (ha salido a sus padres…) Ahora los elefantes se retiran una vez más soñando cuál será su nuevo destino, seguramente ya con Àlex también como debutante. El próximo verano tendremos la respuesta…

Autor entrada: brunete80

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *