Llegada a Ámsterdam.

Por fin ha comenzado nuestro viaje. Ya estamos en Ámsterdam. Ahora, ya desde la habitación aunque bastante cansados podemos contaros nuestras primeras sensaciones. A bote pronto, Ámsterdam nos ha parecido una ciudad fantástica, preciosa y con mucha vida callejera. Justo lo que andábamos buscando y si todo es como pinta, un auténtico acierto para estas vacaciones.

El día ha empezado de manera emocionante ya que ha sido la primera vez que Xavi se ha subido en avión, por lo que este momento ha sido todo un acontecimiento para él. La verdad es que en ningún momento ha sentido miedo y se lo ha pasado genial. Además hemos tenido un vuelo plácido y que en apenas dos horitas nos ha llevado desde Valencia a Ámsterdam.

DSC06764

Una vez aterrizados hemos cogido un tren que nos ha llevado a la ciudad. Y resulta que Xavi tampoco sabía lo que era subirse a un tren, por lo que de nuevo, el estrenar de nuevo un medio de transporte ha sido toda una fiesta.

Y finalmente, después de unos 20 minutos hemos llegado a la estación central de Ámsterdam, cuyo edificio principal vale la pena destacar. Construido en el siglo XIX por el arquitecto Cuypers y de estilo neoclásico ha sido una bonita joya para contemplar nada más llegar a la ciudad.

DSC06776

Rápidamente hemos cogido el tranvía que nos ha llevado a nuestro hotel, el Bilderberg Jan Luyken en la calle con el mismo nombre. Un alojamiento céntrico y en la calle anexa al Rijksmuseum, uno de los más importantes de la ciudad. Y como aún era pronto nos ha dado tiempo a hacer una pequeña vuelta de reconocimiento para situarnos. Ámsterdam tiene un aroma especial, desprende un ambiente sano, lleno de vida. La gente pasea por sus calles semipeatonales a la para que las bicicletas inundan ambos lados de la calle. En esta ciudad, las bicis tienen preferencia sobre los coches, algo impensable en nuestro país. Da mucho gusto pasear por allí. Tanto que en una céntrica plaza rodeada de cafés, hemos decidido sentarnos a tomarnos nuestra primea rica cerveza holandesa.

DSC06789

Pero además de todo ello, Ámsterdam no sería la misma si no tuviera esos preciosos canales de los que tanto se habla. Aún nos ha dado tiempo de caminar un poco más y acercarnos a ver uno de ellos para hacernos unas bonitas fotos como recuerdo.

 IMG_5616

Estaba ya anocheciendo, así que hemos hecho una merienda-cena en una hamburguesería y nos hemos retirado a descansar, ya que mañana tenemos la intención de darle caña a esta ciudad y empezar a visitarla en serio.

Autor entrada: brunete80

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *