Siguiendo los pasos de los hermanos Grimm.

Hoy ha comenzado nuestra nueva aventura. Bueno más bien ayer, ya que hicimos noche en Madrid porque esta mañana bien pronto salía nuestro vuelo desde el aeropuerto de Barajas con destino Frankfurt. Tan pronto que despegábamos a las 07:10h por lo que nos hemos levantado a las 04:30h para llegar con tiempo al aeropuerto. Son madrugones duros pero necesarios para aprovechar los días completos. Y para nuestros pequeños con tal de subirse al avión, encantados.

Con puntualidad británica hemos despegado por lo que diez minutos antes de las 10:00h ya estábamos en Frankfurt. Nos recibe un sol radiante aunque amenaza lluvia a partir de mañana. Nada más bajar del avión nos hemos dirigido a la oficina de Europcar donde hemos alquilado el coche que nos llevará durante los próximos 9 días. Todo estaba según lo previsto y en pocos momentos hemos dispuesto de nuestro pedazo de coche. Un Toyota Avensis ranchera y automático. Una auténtica pasada de coche, amplio y perfecto para nosotros.

Y con él nos acercamos a Hanau, nuestro primer destino, el cual se encuentra a apenas a 20 minutos de Frankfurt. Cuando organizamos el viaje, decidimos renunciar a ver Frankfurt para centrarnos específicamente en la ruta y así ver mejor los pueblecitos que la componen. Así que en nada estamos en el pueblo que vio nacer a estos dos genios de la literatura popular que tantos momentos felices nos han regalado.

Nada más llegar nos tropezamos con su Schloss Philippsruhe, un gran conjunto arquitectónico influenciado por Versalles y mandado construir por los condes de Hanau a Eugenio Castelli y Antonio Genone entre 1701 y 1713. Su interior alberga el Museum Hanau, con cerámicas de producción local, hallazgos arqueológicos y cuadros de pintores holandeses y alemanes.

Tras dar una vuelta nos hemos dirigido a la Marktplatz, plaza central de la ciudad, donde está la famosa estatua de nuestros protagonistas. Además hoy hay mercado así que nos ha venido genial para comer en una terraza de las que hay allí. Nada especial: un bocata para Bruno, espaguetis para Xavi y arroz al curry para Sonia.

 

Como no, tras comer nos hemos hecho la foto con las estatua de los hermanos Grimm. Así podemos decir que aquí empieza nuestra ruta de los cuentos de hadas. En el lugar donde nacieron estos dos genios.

20170809_135957

Hanau tampoco tiene mucho más que ver así que desde allí nos vamos a Steinau, la ciudad en la que vivieron y pasaron la mayor parte de su vida estos dos hermanos. Allí se encuentra también su casa convertida hoy en un museo. Es además el lugar de nuestro primer alojamiento. También en menos de una horita llegamos a Steinau, tiempo que aprovechan nuestros chiquitines para hacer una cabezadita en el coche.

Lo primero que hemos hecho ha sido dejar nuestras maletas en el alojamiento, un pequeño hotel familiar limpio y acogedor. Eso sí, de inglés muy justitos. Y como nos queda un rato antes de que sea hora de cenar hemos aprovechado para hacer una pequeña visita de reconocimiento por la pequeña ciudad. Ha valido la pena ya que así nos hemos podido situar un poco para saber qué sitios ver y a dónde ir mañana.

Steinau es tranquila, con una calles empedradas y unos bonitos edificios típicos de madera y construcción que ya habíamos visto en fotos. Además al tiempo que caminas por allí ya hay pequeños detalles que te van mostrando que estás en un lugar donde los hermanos Grimm y sus cuentos han tenido importancia. La casa de los cuentos de hadas, estatuas, calles, etc…

Siguiendo la calle principal y hacia el final se llega a la antigua casa de los hermanos Grimm, hoy en día museo. Y justo enfrente se encuentra también la plaza donde está la fuente de los cuentos, la cual tiene esculpidos en piedra los cuentos más representativos de los dos hermanos. Hemos dado una vuelta por allí simplemente observando un poco el lugar ya que mañana entraremos a la casa museo Grimm (además hoy ya estaba cerrada).

Justo más adelante hay un pequeño parque donde nos hemos ido a tomarnos un helado y a sentarnos en un banco mientras Xavi y Àlex han jugado un rato. Así se han terminado de cansar y nos hemos vuelto al hotel a darnos una buena ducha y dormir para reponer fuerzas. Ha sido un largo y duro día desde las 04:30h de la madrugada en Madrid. Mañana será otro día.

Autor entrada: brunete80

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *