Mañana por el Voldenpark, paseo por la zona centro y barrio rojo.

Tras nuestro completo día de ayer, hoy tampoco nos íbamos a dar demasiada tregua ya que nos falta aún varias zona por ver de esta fantástica ciudad. Aunque eso sí, al ritmo de Xavi, tal y como hemos hecho desde el principio. Así que esta mañana nos hemos levantado solamente cuando nos hemos despertado los tres. Nos hemos arreglado y hemos ido a desayunar tranquilamente a una cafetería.

Después de comer hemos decidido pasar gran parte de la mañana en el Voldenpark. Ayer lo vimos de pasada y nos encantó, así que hoy nos hemos decidido a explorarlo un poco más y ver algunas de sus fuentes, merenderos, atracciones o pequeños rincones dignos de ver. Esto también son vacaciones, estar relajado en algún lugar sin estar preocupado de los que tienes que visitar o si hoy tenías tal cosa marcada en tu guía de viaje. Nos apetecía estar por allí jugando y es lo que hemos hecho. Y es que vale la pena “perderse” en el Voldenpark durante horas. Es increíble la de gente que hay por allí a todas horas.

Del Voldenpark salimos una vez más, encantadísimos y con un gustazo tremendo. Nos sentimos cual holandés común con su bicicleta circulando por la ciudad de los canales. Ahora nuestro destino era conocer un poco la zona más céntrica de la ciudad, con la plaza central como máximo exponente. La Damm, es un lugar repleto de turistas en el que hay actores y mimos que se ganan la vida gracias a sus espectáculos. Allí en la Damm se encuentra el Palacio Real, al cual no decidimos entrar y solo vemos por fuera. Tampoco es que estemos en una plaza demasiado grande ni tampoco superespectacular, aunque se nota enseguida el tipo de construcción de esta zona de Europa. Ciertamente, muy parecida a los edificios que conocimos en Flandes hace unos años.

Cerca de allí se encuentra Beginhof. Un lugar bastante oculto y que no suele ser muy concurrido por los turistas. Se trata de un pequeño patio de casitas y jardines que se construyó en el siglo XIV para las beguinas, una congregación femenina católica. Es un lugar muy tranquilo entre pequeñas callejuelas en el cual hay dos iglesias: una clandestina donde las beguinas rezaban a escondidas de los calvinistas y otra del año 1932 en donde se congregaban los puritanos. El patio nos gustó tanto que decidimos pararnos a comer en uno de sus bancos que hay allí. Lo tuvimos genial, ya que solo una calle al lado de Beginhof encontramos un puesto en el que hacían bocadillos de arenque, una de las especialidades de Holanda, lo cual no íbamos a dejar de probar. Lo degustamos en sus dos maneras: rebozado y fresco con unas rodajas de pepinillo.

Otra de las cosas que debes hacer cuando vas a Ámsterdam es darte un paseo por el barrio rojo. Como bien sabreis, este barrio es famoso por contar con múltiples escaparates en el que muchas chicas ofrecen sus “servicios” al que lo desee. Normalmente esto ocurre a partir del anochecer, pero obviamente al ir con Xavi nosotros hicimos una pasadita rápida con las bicicletas por la tarde simplemente para ver su ubicación y algún que otro escaparate especial.

Este es otro tipo de turismo que se puede hacer en esta ciudad, ya que la prostitución junto con el fumar marihuana en alguno de los múltiples coffee shops que hay por la ciudad es algo a lo que van muchos jóvenes cuando deciden visitar Ámsterdam. Está claro que nosotros no somos de esos, jijiji…

Otra de las cosas que nos llamó de la atención de esta ciudad fue su increíble tienda de helados Magnum. Una tienda en la que unos camareros sirven un delicioso helado de estos tras una barra. Pero no un helado cualquiera. Tú escoges la base (nata, vainilla o chocolate) y tres ingredientes a elegir de los múltiples que hay, como pétalos de rosa, pistacho, cacahuetes, ralladuras de coco o limón, y un sinfín más de posibilidades. Todo ello por el módico precio de 3.50 euros. Un poco caro, pero había que probarlo. Y sí, ¡¡¡estaba delicioso!!!

IMG_5845       IMG_5846

Después de nuestro capricho de azúcar, nos hemos ido tranquilamente al hotel a relajarnos un rato y pegarnos una buena ducha. Esta noche le hemos prometido burguer a Xavi para cenar, ya que el arenque no lo ha hecho demasiada gracia. Así que bien fresquitos nos hemos ido en busca de esa burguer prometida. Aunque primero nos hemos acercado al monumento con las letras de Ámsterdam para hacernos alguna foto de recuerdo a esas horas ya que en teoría no hay tanta gente. La verdad, es que nos salieron algunas fotos que adornarán nuestros álbumes de recuerdo.

IMG_5878

IMG_5867

IMG_5882

Y como lo prometido es deuda, nos hemos ido a cenar a una hamburguesería. Xavi contento y feliz (sus papis también) para acabar otro gran día en unas vacaciones que se están convirtiendo en inolvidables.

IMG_5890

Autor entrada: brunete80

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *