1 de enero. Miniatur Wunderland y paseo por el centro de Hamburgo.

Hoy ha sido nuestro último día en Hamburgo. Mañana a las 10 de la mañana sale nuestro avión así que ya no tendremos tiempo para visitar nada más. Por ello nos hemos levantado bastante pronto y hemos tratado de aprovechar el día por el centro de la ciudad.

Nuestra primera parada del día ha sido el museo de Miniatur Wunderland. Un fantástico museo de dos pisos en el que se puede ver a escala diferentes ciudades y paisajes del mundo a lo largo de diferentes épocas, siendo el motivo principal del museo la evolución del tren a lo largo del tiempo. Es decir, que estamos en un lugar en el que están reproducidos a escala ciudades como Roma, la propia Hamburgo o Las Vegas con sus edificios más emblemáticos. Pero también hay paisajes enormes como los Alpes suizos, la Toscana italiana, el Gran Cañón de Colorado o el mismísimo monte Rushmore americano. Todo ello además reproducido fidedignamente al tiempo que se ven pasar diversos trenes a través de los pequeños raíles que hay dispuestos.

Sin duda es un lugar que merece la pena ser visitado si se está en la ciudad. Por 12 euros se puede entrar y visitar sus amplias estancias y sus dos pisos de maquetas. Había muchas familias como nosotros que han aprovechado la mañana para ir allí ya que los niños alucinan viendo las diferentes construcciones. De hecho, se pueden ver despegues de aviones en el aeropuerto de Hamburgo en la que es una de las mejores reproducciones del museo.

20180101_105445

Miniatur Wunderland se encuentra en la zona de Speicherstadt, (textualmente ciudad de almacenes). Y es que es allí donde se ubicaban los antiguos almacenes del puerto de Hamburgo. Toda la mercancía que llegaba a través del mar se organizaba en esos edificios que hoy se han convertido en atractivo turístico por su peculiar acabado de ladrillo rojizo y envuelto de un entramado de canales. No en vano es llamada por ello la Venecia del norte, apodo del cual se ha sabido sacar provecho para llenar la zona de bares, restaurantes y puestos de souvenirs para los turistas.

Los múltiples canales se van acabando cuando subimos calle arriba mientras nos alejamos del mar. No hay demasiada gente por la calle incluso en el mismo centro de la ciudad que es hacia donde nos hemos dirigido en nuestra ruta de hoy. Ya desde lejos la silueta del ayuntamiento nos muestra esta zona más céntrica de Hamburgo.

20180101_124536

Este edificio reconstruido en 1897 tras haber sido destruido por un gran incendio 55 años antes, pertenece al neo-renacentista y trata de mostrar al mundo la riqueza y la independencia de Hamburgo como gran ciudad durante grandes periodos de su historia. Destaca su alta torre rematada con unos balcones en los que reza una inscripción en latín: “Libertatem quam peperere maiores digne studeat servare posteritas” que significa “que la posteridad se esfuerce para preservar la libertad conseguida por nuestros mayores”.

Y aprovechando esta libertad de la que goza hoy en día la ciudad, hemos aprovechado para comer en un centro comercial aledaño a la zona peatonal en la que nos encontrábamos. De menú guacamole, arroz con curry y pechugas con salsa coconut. Perfecto para descansar un poco las piernas y reponer fuerzas.

Y para que el viaje fuera completo no podíamos irnos sin dar un paseo en barca a través del río Alster el cual forma parte de la personalidad y vida de la ciudad. Digamos que el tour es por la zona de los barrios “bien” de Hamburgo en el que se ven casas y propiedades muy lujosas. Destaca en esta época del año el árbol de navidad que está en medio del lago.

20180101_150807

El paseo no especialmente bonito pero como ya hemos dicho nos apetecía hacerlo antes de volver a nuestra casa. Ya cuando nos hemos bajado y viendo que estaba empezando a anochecer y a bajar las temperaturas nos hemos vuelto haciendo el camino inverso de esta mañana, contrastando las diferencias de paisaje entre la luz diurna y la iluminación nocturna. Ciertamente la zona del Speicherstadt es más bonita al anochecer ya que la cuidada iluminación le da un toque romántico a los edificios.

20180101_163726

Digamos que ha sido una bonita última postal para dar por concluida nuestra escapada de fin de año. Mañana pronto volvemos a casa por lo que hasta aquí llega nuestra estancia en Alemania. Han sido unos días en los que nos lo hemos pasado bien, que es como suele ser cada vez que viajamos. Ya en casa haremos las conclusiones finales de lo que hemos hecho.

Autor entrada: brunete80

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *