Tallin. Ciudad de cuento medieval.

Ya vamos sintiendo que nuestro viaje se está acabando. Hoy será nuestra última noche tierras bálticas, concretamente en Tallin. Mañana estaremos en Helsinki, último destino de nuestra aventura.

Tallin es una ciudad de cuento, de esas que ves en las postales parecida a alguna que, por suerte, ya hemos visto en nuestros otros viajes. Tiene un aire a Brujas la bella ciudad de Flandes. Aunque más grande que la ciudad belga, Tallin cuenta con una murallas prácticamente completas y conservadas envolviendo la antigua ciudad. Un centro histórico es fenomenal con grandes edificios como el ayuntamiento, las callejuelas de piedra o sus casitas de cuento.

Uno de sus edificios más famosos es la farmacia más antigua del mundo, que data del año 1442 (ahora está a su lado un restaurante).

Iba llegando la hora de comer y hoy hemos decidido hacer un extra y darnos un homenaje especial. La ciudad se lo merecía así que hemos ido a parar a uno de los mejores restaurantes de Estonia (con sello identificativo en la puerta). Es el Farm restaurant sobre el cual podéis ver aquí sus opiniones en Tipadvisor.

20160813_152700

Hemos comido ensalada de trucha como entrante, ciervo con salsa de uvas de plato principal y merengue con rosellas negras de postre. Y para Xavi unos macarrones con mantequilla. Sencillamente delicioso.

Y no solo la comida ha estado genial, ya que el restaurante tiene una decoración de lo más cuidada y con todo lujo de detalle.

Y tras la deliciosa comida nos hemos ido a conocer un poco más de Tallin. En este caso hemos salido del casco antiguo hacia la colina de Tompeaa, ya que en lo más se encuentra uno de los símbolos de la ciudad, la catedral Alexandr Nevsky. No está demasiado lejos del centro mismo y en apenas 15-20 minutos andando se llega fácilmente. De hecho al tiempo que subes la vas viendo, majestuosa, allí arriba dominando la ciudad.

20160813_175714

Construida entre 1894 y 1900  durante el periodo en el cual Estonia formaba parte del Imperio ruso, se construyó siguiendo el el antiguo modelo arquitectónico ruso, poseyendo la cúpula grande de entre las catedrales ortodoxas. Está dedicada a Alejandro Nevski, quien salió victorioso en la batalla del lago Peipsi de 1242. Al ser considerada como objeto de dominación rusa, se quiso demoler en 1924 aunque finalmente no se hizo (por suerte para todos).

Como podéis ver se trata de una bonita catedral, de las mejores que hemos visto. Hemos tenido la suerte además de poder ver una misa ortodoxa en su interior. Obviamente no se puede filmar nada pero nos ha sorprendido su solemnidad. La gente es muy religiosa por allí (o eso nos ha parecido).

El día seguía encapotado y amenazaba lluvia por lo que nos hemos bajado de la colina a dar una vuelta alrededor de las murallas de Tallin para hacernos las últimas fotos de la ciudad.

Justo cuando hemos llegado a la plaza central se ha puesto a llover bastante fuerte, así que nos ha venido justo para sentarnos en una terraza a tomarnos una cerveza hasta que pasara la tormenta, la cual hemos visto en un lugar privilegiado.

Cuando ha parado un poco de llover hemos aprovechado para ir rápidamente al apartamento a descansar. ¡¡¡Mañana nos vamos a Helsinki!!!

Autor entrada: brunete80

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *