Último día en Bruselas. Fin de viaje.

Después de la “no celebración” de las campanadas anoche hoy nos hemos levantado pronto para dar una última vuelta por los alrededores ya que a las 15:00h sale nuestro vuelo hacia casa. Así que hemos dejado las maletas en la consigna del hotel y hemos salido hacia fuera. Hoy parece que Bélgica nos va a despedir con un día algo más soleado que los anteriores.

Nos acercamos de nuevo a la Grand Place que está semivacía y nos hacemos las últimas fotos de esta maravilla arquitectónica. Además, el Manneken Pis también será testigo de nuestros últimos momentos por estas calles.

Bruselas no es una ciudad llana ya que tiene varias colinas. Una de ellas y posiblemente la más famosa de todas es el Mont des Arts, desde donde se puede disfrutar de las mejores vistas de la capital belga. Este lugar emblemático de Bruselas se construyó con motivo de la Exposición Universal de 1910, cuando Leopoldo II decidió demoler en el siglo XIX los viejos edificios y convertir la colina donde se asentaban en un bello mirador.

De camino hacia lo más alto se encuentra la catedral de Bruselas. Este edificio de arquitectura gótica se empezó a construir en 1226 y se acabó en 1500. Hoy están haciendo la misa de año nuevo y decidimos entrar a echar un vistazo, curiosos al escuchar las notas del órgano que se oyen desde fuera.

DSC03223    DSC03226

DSC03229

Simplemente increíble la acústica con el órgano. Ha valido la pena pasar unos momentos disfrutando de esta misa de año nuevo (os aseguramos que no somos especialmente fans del mundo eclesiástico). Al salir hemos continuado dirección arriba hacia lo más alto del Mont del Arts.

Es una zona muy bonita, ajardinada y en la cual están varios museos o el palacio real. Culmina la subida la estatua ecuestre de Alberto I, que destaca entre otras esculturas de esta especie de jardín urbano.

Y ya en lo más alto hemos podido comprobar que la vistas son espectaculares. Ante nosotros toda Bruselas, con la Grand Place y su torre del ayuntamiento o la catedral. Dicen que en un día despejado se puede llegar a ver el Atomium. Nosotros no hemos tenido esa suerte. Aún y así, la estampa es realmente de postal.

DSC03244

Y con esta imagen acaba nuestro viaje de fin de año a Bélgica. Desde allí hemos bajado hasta el hotel para recoger las maletas e ir dirección al aeropuerto para tomar el avión que nos lleve de regreso a casa en Valencia.

Autor entrada: brunete80

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *