Día para Xavi. Biblioteca, Museo Nemo de la Ciencia y paseo por el centro.

Hoy nos ha amaneciendo lloviendo. Y además con un día gris y frío, por lo que no teníamos muchas alternativas. Por suerte (la verdad es que nos está saliendo todo muy bien en el viaje) en nuestro plan de día teníamos previsto hacer un pequeño paseo por el río con el barco turístico que le da la vuelta a Ámsterdam parando en la zona de la estación y puerto para ir al Museo de la Ciencia, el cual tiene multitud de cosas interesante que a Xavi le van a a encantar. Además, a apenas 50 metros está la biblioteca municipal de la ciudad, por lo que iremos también a pasar un rato por allí.

Lo primero que hemos hecho es irnos a desayunar. Y como todo lo estamos haciendo a lo grande, nos hemos zampado un par de famosos pancakes, típicos en la gastronomía de Ámsterdam. Lo hemos comido variado, salado (con jamón) y dulce (plátano y chocolate).

Con el estómago lleno uno ya se puede ir a cualquier lugar, y si encima es de vacaciones pues aún mejor. Nos hemos subido al barco turísitco Sightseeing para ir más cómodamente a la zona sur de la ciudad del puerto. Además, llueve y es el mejor modo de llegar hasta allí sin mojarse. Es una pena ya que sería divertido ver la ciudad desde el río al aire libre, pero no va a poder ser y nos conformaremos viéndola desde la ventana. Quizá mañana podría darnos tiempo, así que ya lo estudiaremos.

IMG_5907

Tras un rato de paseo nos toca bajar cuando más llueve, así que vamos rápido, rápido hacia la biblioteca de la ciudad a resguardarnos de la lluvia y del fuerte viento mientras pasamos un rato alrededor de cuentos, libros y mundo de fantasía. Ciertamente tenemos que decir que ha valido la pena entrar allí. La zona infantil es una pasada, llena de sofás, personajes maravillosos de peluche, pequeños escondites, etc. Hemos pasado un gran rato con Xavi, en el que nuestro niño se lo ha pasado en grande. Y por supuesto totalmente gratuito y con la posibilidad de coger cualquier libro que había por allí.

Después de jugar un rato y como aún seguía lloviendo nos hemos subido a la planta más alta para comer. Un tipo buffet en el que Xavi se ha comido unos tallarines y nosotros una ensalada de primero y como segundo un plato de noodles salteados con verduras. Algo sano tras varios días de burguers y fast food.

Cuando hemos comido ha parado un poco y hemos aprovechado para ir rápidamente al museo Nemo de la Ciencia. Se trata de un museo en el que se pueden ver objetos curiosos de robótica, o hacer algunos pequeños experimentos físicos o móviles.

DSC06825

Esta orientado para un público juvenil y también para que las familias puedan ir a pasar buenos ratos juntos. Os dejamos una selección de fotos para que podáis ver algunas de las interesantes cosas que hay allí.

Tras un par de hora por allí en el que nos lo hemos pasado “pipa” (sí, sí, los tres) hemos salido justo en el momento en el que el cielo se estaba despejando, así que nos hemos decidido a volver a pie desde la estación bajando por la calle principal.

IMG_5993

Nos hemos ido bajando tranquilamente y callejeando una vez más por esta maravillosa ciudad. Ámsterdam nos ha enamorado. Su estilo de vida es especial, limpio, educado, moderno pero histórico a la vez. Mientras íbamos caminando nos hemos parado a las puertas de una de las múltiples tiendas que hay de venta de quesos, uno de los más típicos souvenirs del país.

También hemos aprovechado para hacer las compras de rigor y el recuerdo que decorará nuestra buhardilla. En este caso nos hemos decidido por una placa que colgaremos en la pared. Una placa en la que se ve uno de los famosos canales de Ámsterdam junto con las típicas casas altas y estrechas y sus bicicletas. Y así mientras seguíamos paseando nos hemos hecho alguna foto más en alguno de los bonitos rincones que tiene esta ciudad.

IMG_5988

El paseo ha sido largo, y al final nos hemos sentido bastante cansados. Así que mientras Sonia y Xavi han ido al hotel a darse una buena ducha y ponerse el pijama, Bruno ha aprovechado para comprar la cena en un Mc.Donalds para comérnosla en la habitación. Mañana nos volvemos a casa por la tarde. Queremos aprovechar un rato la mañana y si hace bueno realizar el trayecto en barco que no hemos podido hacer hoy. Así que con esta humilde cena, nos retiramos reventados un día más de nuestro viaje.

Autor entrada: brunete80

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *