Última vuelta a la ciudad y regreso a casa.

Hoy se acaba nuestro viaje. Corto pero intenso. Y la verdad es que ha valido la pena. Ámsterdam es una ciudad maravillosa, y por ello hemos querido aprovechar hasta el último momento. Así que esta mañana nada más levantarnos hemos arreglado los bártulos y hecho las maletas para dejarlas en la consigna del hotel. Como nuestro avión sale esta tarde nos da tiempo a dar una última vuelta. Como ayer nos quedamos con las ganas de realizar el paseo en barco por el río, hoy que ha salido un día soleado, si que lo hemos podido realizar. Aunque antes de ir al embarcadero, nos hemos acercado una vez más a la explanada del Rijskmuseum. No podíamos irnos sin hacernos la foto con las estatuas de Rembrandt y Van Gogh, los dos más grandes maestros de la pintura flamenca.

IMG_6007 IMG_6008

Siguiendo nuestro camino hemos atravesado el pasillo gigante que atraviesa el Rijksmuseum. Sus jardines de los alrededores están muy bien cuidados y son la antesala de lo que hay dentro. Hemos paseado un momento por allí fuera, ya que desgraciadamente no nos queda tiempo material y no vamos a poder entrar. Es una de las cosas que se nos va a quedar por ver en la ciudad, ya que no lo hemos podido ver todo. Y además, siempre podrá ser la excusa para volver a Ámsterdam.

Rápido y tampoco sin explayarnos mucho nos hemos subido al barco turístico para darle la vuelta a la ciudad a través del río Damm. Así gracias también a la audioguía y la vista desde otra perspectiva de los edificios y lugares más emblemáticos de Ámsterdam, nos terminamos de hacer una impresión definitiva de la ciudad.

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

La vuelta dura más o menos una hora, por lo que no se hace demasiado corta ni tampoco muy pesada. Nos ha dado el tiempo suficiente para regresar al hotel a coger nuestras maletas y subirnos al autobús que nos ha llevado al enorme aeropuerto de Shippol. Allí hemos podido comer tranquilamente y ver a Xavi alucinar con las réplicas de algunas de las partes de un avión.

IMG_6067

Y justo cuando ya faltaba un rato para embarcar, lo que suele ocurrir de vez en cuando. Avión retrasado debido a una huelga. Es verano y es el mejor momento de fastidiar a la gente. Así que nos ha tocado esperar un buen rato más en el aeropuerto, la verdad que bastante aburridos. Tan aburridos que Xavi se ha quedado tieso en su carrito (mirad los pies).

DSC06843

Por suerte la espera ha sido de una hora y media más menos. Decimos por suerte porque en estos casos no sabe realmente lo que puede durar esto. Así que finalmente, y con algo de retraso hemos embarcado dirección a casa. Hemos pasado cinco días maravillosos en esta bonita ciudad. Y además, siempre nos quedará en el recuerdo este viaje por ser el primero que hicimos con Xavi, el cual ha sido el que mejor se lo ha pasado. Así que, objetivo cumplido. En el próximo post escribiremos las conclusiones del viaje.

Autor entrada: brunete80

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *