Zona norte de Madeira.

Nuestro viaje había traspasado ya su ecuador y hoy teníamos previsto visitar la zona norte de la isla, ya que hasta ahora solamente nos habíamos movido por el centro y sur. Así que después de cargar las pilas con un buen desayuno emprendimos camino hacia el noroeste. Nuestra primera parada del día fue la Ponta do Pargo. Como habréis podido observar en este diario, Madeira es una isla volcánica de grandes acantilados y cabos fantásticos. Además, la Ponta do Pargo tiene uno de los pocos faros que aún funcionan en Madeira, y aunque no se pueda visitar, nos acercamos a verlo. Así pues, no dudamos en parar en esta punta para disfrutar de las magníficas vistas ya hacernos nuestras fotos de rigor.

Después de estar un rato por allí, nuestra siguiente parada fue Porto Moniz, lugar donde existen unas bonitas piscinas naturales de agua salada. Y decimos piscinas naturales ya que están hechas con las propias rocas de la isla. Un espectáculo.  Ya desde lo alto de la carretera se observan integrándose de manera natural en el paisaje.

Tras pasear por las piscinas nos fuimos a comer a un restaurante donde probamos por primera vez caracoles de mar. Buenísimos!!!!

85

Y una vez llenado el estómago y haber reposado un poco, última etapa en nuestro día por el norte de Madeira. Ahora, carretera dirección Ponta de Sao Lourenço. Similar a todo el paisaje de la isla,  pasamos por allí la tarde parando en los diferentes miradores hasta que dimos por concluido el día y nos retiramos a descansar. Mañana, penúltimo día en Madeira, visitaremos Porto Santo.

95 96

Autor entrada: brunete80

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *