Cadaqués, el escondite de Dalí.

Después de nuestra visita al castillo de Gala en Púbol, hoy visitamos un nuevo lugar clave en la vida de Salvador Dalí. Sin lugar a duda estamos hablando de Cadaqués, precioso pueblo costero gerundense en el que el artista estableció su escondite, su lugar de inspiración para dar rienda suelta a su creatividad. En verano este sitio suele ser bastante visitado por lo que para evitar colas y quizá indisponibilidad de entradas decidimos comprarlas por internet y estar así más tranquilos. Puedes hacerlo desde AQUÍ de manera rápida y cómoda.

En Cadaqués Dalí adquirió una casa con unas fantásticas vistas al mar Mediterráneo, además de un terreno amplio donde podía expresar todo su arte. Hoy ese lugar se ha convertido en una fantástica casa-museo donde podemos observar toda clase de objetos y utensilios del día a día de Dalí.

Además también se pueden observar algunas obras, esculturas y creaciones de lo más variopintas y curiosas, haciendo gala de ese estilo tan peculiar que caracterizó a nuestro genio.

Después de la visita decidimos descansar un rato en la pequeña bahía que envuelve ese precioso pueblo. Aprovechamos para comer algo y bañarnos en esas aguas donde se relajaba el gran Salvador Dalí y su amada Gala.

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

Pasamos allí toda la tarde hasta que nos fuimos con dirección a Figueres, última parada de nuestra ruta, ciudad donde se encuentra el museo que alberga la gran mayoría de obras del artista. La verdad, que esperábamos mucho del lugar visto lo visto hasta ahora.

Autor entrada: brunete80

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.