Conclusión de Madeira

Después de volver a casa toca hacer balance de lo que ha sido este primer viaje juntos.

Lo que más nos ha gustado:

En primer lugar, cabe decir que Madeira nos ha sorprendido gratamente. Se trata de una isla con una temperatura templada durante todo el año, parecida a la de las islas Canarias. Se respira un ambiente de tranquilidad y paz, lejos de los que es el estrés y el mundanal ruido de las ciudades continentales.

– La educación y hospitalidad de la gente. Los madeirenses son gente muy humilde y sencilla, y que te prestan ayuda si la necesitas. Son educados, y normalmente siempre saludan con una sonrisa en la cara. Los paisajes son fantásticos.

– En cualquier lugar de la isla hay algo que ver. Es típico pararse en cualquier mirador de carretera a observar la belleza de ese paisaje volcánico que contrasta con el verde y colorido de los árboles y las plantas.

– Además, las levadas son un gran atractivo de la isla. Merece la pena perderse un día ellas y sentirse engullido por la vegetación que te rodea. Y lo mejor, sin peligro de nada.

– La comida es genial. Platos de mar riquísimos donde destaca un pez autóctono llama “espada”. Y como no, el “pan con alho”.  Además las raciones son generosas y el precio asequible.

 

Lo que menos nos ha gustado:

– En este apartado, no teníamos nada en especial que decir, ya que no hubo nada que nos desagradara demasiado.Los madeirenses conducen muy mal. Es increíble ver como se lanzan en picado por esas carreteras estrechas, empinadas y llenas de curvas sin temer que en cualquiera de ellas puede aparecer otro vehículo.

 

Conclusión:

Madeira, tiene un gran conjunto de atractivos. Sus levadas, su paisaje, clima , flora, etc. la hacen un lugar muy recomendable para viajar. Realmente es un sitio desestresante, en el que el tiempo no pasa y donde vale la pena ir de vacaciones. Sobretodo si te gusta rodearte de naturaleza. Cuando de nombra a Madeira se dice de ella que es “el jardín del Atlántico”. Pues sin duda, la frase es acertada.

Y como siempre decimos, esperamos volver algún día. O porqué no, quizá comprarnos una casita de vacaciones en Madeira. Este viaje, siempre perdurará en nuestro corazón. Seguramente al tratarse del primero juntos, lo vemos como algo muy especial.  Un viaje inolvidable.

Autor entrada: brunete80

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.