Conclusiones de Ámsterdam.

Ya tranquilos en casa, toca hacer una pequeña valoración de nuestro viaje a Ámsterdam. Una valoración que es muy, muy positiva. Hacía un tiempo que “El viaje de los elefantes” no salía de vacaciones. Como bien sabéis, hemos estado estos últimos años atareados en los embarazos y nacimientos de nuestros dos hijos, por lo que tras esa época hemos vuelto a viajar. Y lo hemos hecho con Xavi, que con 3 añitos y 4 meses ha debutado en esto de los viajes. Así que para ello buscábamos un destino no demasiado lejano y que no estuviese masificado para poder disfrutar con el niño paseando y disfrutando del lugar pudiendo parar en cualquier sitio.

Y Ámsterdam ha sido la ciudad perfecta para ello. Como ya hemos dicho en alguna que otra entrada de este viaje, Ámsterdam es una ciudad para “vivirla”. ¿Pero a qué nos referimos con aquello de “vivir” Ámsterdam?

Estar en Ámsterdam supone alquilar una bici y recorrer sus serpenteantes calles teniendo la preferencia sobre los vehículos motorizados. Supone pasear con barca entre sus magníficos canales, visitar la histórica casa de Ana Frank, o admirar algunas grandes obras del genial pintor Vincent Van Gogh en el museo que lleva su nombre. Y supone también recorrer el enorme Voldenpark parando por cualquiera de sus múltiples rincones a relajarse igual que hacen los lugareños.

IMG_5686

Tomarte una rica cerveza en una terraza, comer arenque de algunos de los puestos de venta que hay en la ciudad y visitar también el famoso barrio rojo aunque sea de día, también es “vivir” Ámsterdam. A grandes rasgos nosotros lo hemos hecho, y aprovechando todos y cada uno de los minutos que hemos estado allí.

Para Xavi ha sido una experiencia magnífica y se lo ha pasado en grande. Al ser una ciudad relativamente pequeña y con ese estilo de vida, Ámsterdam es un destino más que recomendable para ir con niños. A parte de todo lo que hemos comentado anteriormente, también vale la pena conocer la biblioteca de la ciudad con su zona para niños, y como no, el museo Nemo de la cencia en el que los jóvenes disfrutan al poder realizar experimentos de varios tipos.

IMG_5947

Es cierto que no es una ciudad barata y que su nivel de vida es bastante más alto que el español. Pero con un poco de paciencia y rebuscando siempre se pueden ahorrar unos euros a la hora de comer. La gente es además muy amable, y se agradece además el buen nivel de inglés que tienen la mayoría cuando les preguntas cualquier cosa o indicación.

No vamos a destacar ningún lugar ni monumento en especial, ya que cada uno tiene su particularidad, además que como ya hemos comentado anteriormente Ámsterdam no es una ciudad monumental al estilo de París o Londres. Todo en su conjunto es lo que la hacen única en eso, (como ya hemos dicho varias veces) en vivirla.

Para nosotros, esta ciudad holandesa será ya siempre de bonito recuerdo en nuestra historia. Porque además de todo lo comentado antes, siempre será el primer viaje de Xavi con sus papis en el que disfrutamos como familia. Así pues nos sentimos felices de haber acertado en el destino. Ahora toca ya descansar para la próxima aventura de “El viaje de los elefantes”. Veremos donde será la próxima vez…

Autor entrada: brunete80

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.