Doolin Cave y Clonmacnoise.

Conscientes de que nos era prácticamente imposible llegar hasta el sur de Irlanda ya que apenas nos quedan dos días de autocaravana, hemos decidido terminar de explorar todo el centro oeste de la isla. Dejamos pues todo el anillo de Kerry y ciudades como Cork para una próxima ocasión.

Partíamos esta mañana de la preciosa Doolin hacia el este  en busca de lugares diferentes a todo lo que ya habíamos visto, pues hasta ahora habíamos disfrutado de la belleza costera del país. Pero no todo es mar ya que el centro de Irlanda posee paisajes y valles muy especiales. Y nada más salir del camping a Sonia le ha llamado la atención un gran cartel anunciando una cuevas visitables a apenas 5 kilómetros: “Doolin Cave, the great Stalactite”.

Así que un que tras la insistencia de Sonia (debo reconocer que no me apetecía ir) nos hemos acercado a ver qué es lo que era aquello. Unos minutos después estábamos allí con las entradas compradas (29 euros los 4) esperando a que el guía nos hiciera el tour por el interior de la gruta. He de reconocer que la insistencia de Sonia valió la pena ya que nos ha sorprendido la visita. Debido a su particularidad orografía y actividad geológica durante siglos, toda la zona en donde nos encontramos es de alto valor e interés de estudio, ya que no en vano tenemos acantilados como los de Moher y el Parque Nacional The Burren. Esta es parte de la pequeña explicación que hace el guía al principio de la visita (en inglés) antes de pasar al interior de la cueva.

Ya en el interior hay que bajar varios pisos por unas escaleras hasta llegar al interior el cual posee gran humedad y en algún sitio es de baja altura por lo que cuando llegas te dan un casco para evitar chocarte con el techo. Ésta ha sido una de las cosas más divertidas para Xavi y Àlex ya que se han sentido como dos exploradores con casco a través de la gruta.

Tras caminar durante varios pasadizos hemos llegado a una especie de explanada en donde se abre la cueva. Es entonces cuando el guía ha apagado la luz artificial de la cueva y nos ha pedido que con cuidado caminásemos unos metros más adelante, para de nuevo volver a enchufar la luz y mostrarnos un estalactita gigante que colgaba del techo. Una belleza increíble de 7’3 metros de longitud que nos ha dejado con cara de incredulidad ya que se trata de la tercera estalactita más grande del mundo, solamente superada por una del Líbano y otra más grande que se encuentra en Brasil. Nos ha comentado también el guía que crece a un ritmo de 1 cm cada 10 años

      

Por último, al salir de la visita se puede dar una vuelta por los alrededores del centro de visitantes. Hay un pequeño espacio de animales al que hemos ido para que los niños pudieran acercarse a ellos y correr un poco ya que la verdad es que no les ha fascinado demasiado visitar la cueva.

 Así pues de manera inesperada hemos descubierto uno de los tesoros de Irlanda y otro de los lugares que no suele aparecer como destacado entre los viajeros/bloggers que redactan sus aventuras por la isla. Ha sido curioso la cara con la que Sonia me ha mirado en plan: – Y tú no querías venir…

Tras esta sorprendente y grata visita hemos seguido nuestra ruta hacia el centro del país en busca de Clonmacnoise, un conjunto monástico de gran valor (posiblemente el más importante de Irlanda). Justo a 2 horas de camino hemos ido con tranquilidad pues hemos parado un par de veces a llenar el depósito de la autocaravana y a comprar algo de comida en un supermercado de carretera, momento en el que hemos aprovechado también para comer en la auto. Hemos llegado a las 17:30h, una hora perfecta ya que apenas había 3 o 4 coches en el parking, lo que significaba que íbamos a estar prácticamente solos para visitar Clonmacnoise.

Pulsa el enlace para saber más sobre este lugar:

El monasterio de Clonmacnoise en Irlanda.

Finalizábamos pues la visita a este bonito sitio, testigo de la cultura irlandesa y como cada día, tras consultar nuestras apps de campings y lugares para dormir, esta vez nos hemos ido al camping Derravaragh Holiday Park. Apenas a 1 hora de camino desde Clonmacnoise nos ha venido bien para llegar y descansar en este camping rodeado de naturaleza y a las orillas de un bonito lago. La ubicación es perfecta ya que se encuentra bastante cerca de nuestras visitas de mañana, un parque de juegos para los niños en la periferia de Dublín y el complejo arqueológico “Bru Na Boinne”, teóricamente otra de las joyas del país y que tenemos muchas ganas de visitar. Veremos que nos depara el día.

Autor entrada: brunete80

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *