El Pasaporte Lúdico. Cómo gamificar un viaje con niños

Una de las mayores preocupaciones que tienen (tenemos) los padres y madres a la hora de realizar un viaje con sus hijos, es cómo organizarlo para que los niños no se aburran y estén motivados durante todo el tiempo que vaya a durar esta aventura. Si es tu caso, te recomiendo seguir leyendo este post ya que en él descubrirás un recurso fantástico para que tus hijos aprendan durante los viajes al mismo tiempo que juegan.

Los que nos seguís, sabéis que soy maestro de Primaria lo cual me ha llevado a buscar nuevas fórmulas e ideas para que nuestros niños aprendan jugando mientras viajamos. Siempre hemos llevado juguetes, juegos de mesa y algún que otro artilugio tecnológico (el recurso infalible de la tablet) para que Xavi & Àlex puedan entretenerse y jugar durante algunos ratos muertos.

Uno de los grandes recursos y del cual trata este post es cómo gamificar cada viaje fabricando un pasaporte lúdico.

EL PASAPORTE LÚDICO. ABJ, APRENDIZAJE BASADO EN JUEGOS

¿Qué significa gamificar?

Gamificar proviene de la palabra inglesa “game” que significa juego, así que a grandes rasgos la gamificación consiste en aplicar diversas estrategias o métodos de juego para “algo” que realmente no es un juego (aunque sea divertido) como lo es un viaje. Todo ello para motivar en este caso a los niños durante la duración del mismo. O sea, lo que viene siendo aprender mientras jugamos.

En educación es muy útil para enseñar contenidos de todo tipo a unos alumnos cada vez más desmotivados. La experiencia me ha demostrado que a través de la gamificación se puede aprender mucho y además de manera lúdica. Además en internet hay multitud de webs que explican lo que significa gamificar y que tienen bastantes ejemplos hechos sobre diferentes contenidos educativos e incluso sobre viajes.

Así que, tras investigar y profundizar un poco más sobre el tema decidí elaborar nuestros propios pasaportes lúdicos para Xavi & Àlex y que aprendiesen muchas cosas de cada destino de una manera divertida.

¿Qué es un pasaporte lúdico?

El “Pasaporte lúdico” es un documento el cual contiene toda la información que queremos que aprendan los niños. Por eso recibe este nombre, ya que es un documento de viaje (qué mejor nombre que el de pasaporte) con el que irá jugando. Obviamente debe será algo físico y tangible que pueda ser manipulado por el niño. Además, os aconsejo ponerle un nombre atractivo y que tenga algo que ver con el destino lo cual motivará aún más a los niños.

Como ejemplo, a nuestro primer pasaporte que fue el del viaje a Cuba lo llamamos “Pasaporte pirata”. Ya podéis imaginar como se sintieron Xavi & Àlex al verlo, ya que se iban a convertir en piratas en el mar Caribe.

pasaporte pirata

¿Qué contiene un pasaporte lúdico?

No hay ningún destino igual que otro, así que tampoco debería haber ningún pasaporte lúdico igual que otro. Al tratarse de un recurso de elaboración propia, podemos montarlo a nuestro gusto y añadir los ítems que creamos convenientes. Puede ser que al leerlo no lo acabes de entender, pero tranquilo ya que al final tienes modelos para que puedas ver cómo es un pasaporte lúdico.

Lo ideal es hacer en diferentes páginas varias categorías a través de las cuales los niños aprenderán cosas del destino mientras se divierten. Categorías como ciudades que visitaremos, medios de transporte que vamos a utilizar o alimentos típicos no pueden faltar en el pasaporte lúdico (todo con sus respectivas imágenes). Además a mí me gusta incluir una categoría llamada “aventuras extra” en la que estarán todas las experiencias o visitas más especiales que haremos. Por ejemplo nadar con tortugas o escuchar música en directo en plena calle son algunas de estas aventuras extra.

pasaporte lúdico

Cada vez que el niño logre completar alguno de los ítems, lo anotarán marcando una cruz, pegando un gomet o escribiendo un breve comentario (dependerá de la edad del niño y la dificultad que queramos poner). Por tanto el objetivo será intentar completar todos y cada uno de los ítems propuestos. A los niños les encanta ir tachando todo lo que han conseguido.

Y para hacerlo aún más divertido os aconsejo que les pongáis niveles a las categorías (con dos o tres es suficiente) y también un nombre divertido de modo que por ejemplo si logran visitar 3 o 4 ciudades pasarán al nivel 2 de la categoría “ciudades visitadas” y se convertirán en “experto urbano”. Así los niños se motivarán en ir consiguiendo objetivos para subir los niveles y se volverán locos por terminar el pasaporte (os lo digo por experiencia).

recompensas

Adaptados a la edad

No sirve el mismo pasaporte para niños de diferentes edades. En nuestro caso no es igual el de Xavi que el de Àlex. Aunque son similares y contienen las mismas categorías hay algunos pequeños matices. Àlex aún no sabe leer por lo que su pasaporte consiste en que debe identificar imágenes con lo que vaya viendo o haciendo para pegar gomets o pegatinas cada vez realice alguna de ellas.

En cambio el Xavi está algo más adaptado a su edad por lo que tras lograr cada objetivo deberá escribir una pequeña frase o comentario de manera libre así trabajamos la espontaneidad e imaginación. Además tanto al principio y al finalizar el viaje también he dejado un espacio para la reflexión personal en la que puede escribir lo que más le ha gustado del mismo.

pasaporte

Recompensas

Es muy importante explicar previamente a los niños/as cómo funciona el tema de premios o recompensas. Debemos indicarles cómo pueden ir subiendo cada nivel a medida que consiguiendo objetivos ya sean lugares, comidas o por ejemplo aventuras. Esto se puede hacer pegando gomets o simplemente marcando con una señal o cruz cada vez que supere un nivel.

pasaporte ludico

Como premio final podemos pactar algún “regalo” si el niño/a ha superado TODOS los niveles y se ha convertido en experto en TODAS las materias del viaje. Esto lo motivará aún más a completar su pasaporte.

Ventajas

Podéis imaginaros las ventajas que tiene para los niños gamificar un viaje fabricando un pasaporte lúdico.

La primera de todas y más obvia es la motivación que van a tener ante la aventura que es para ellos cada nuevo viaje. Van a estar ilusionadísimos por realizar las actividades y lograr superar todos los niveles del pasaporte.

Además del componente lúdico, el otro gran objetivo del pasaporte es que aprendan cosas nuevas sobre nuestros destinos por lo que también estamos fomentando el aprendizaje a nivel educativo.

Desarrolla su imaginación, fomenta la creatividad y también la percepción espacial y temporal al tener que identificar las fotos con los sitios reales. Además, en mi opinión es importante fomentar también la educación en valores tratando de realizar actividades respetuosas con la flora y fauna o el medio ambiente.

Por tanto como podéis ver, son muchas las ventajas que tiene el pasaporte lúdico ante un viaje con niños.

Conclusiones

Si has llegado hasta aquí, es que realmente te interesa el tema y quizá estés pensando seriamente en fabricar tu propio pasaporte lúdico. Como has podido leer, la gamificación aplicada a los viajes nos puede ser de gran utilidad para entretener a los niños ante este evento.

Sabemos que los niños pasan la mayor parte de su vida jugando así que nada mejor que elaborar un documento como el “Pasaporte lúdico” en el que aprendan al mismo tiempo que juegan.

Fabricar un pasaporte lúdico lleva su tiempo, al menos si queremos que acabe siendo un documento atractivo y útil. En primer lugar hay que documentarse sobre el destino para luego poder saber qué cosas incluiremos en el mismo. Una vez hecho esto ya se trata de organizarlo en las diferentes categorías con fotos para hacerlo todo más visual y atractivo. Luego solo queda montarlo con el procesador de textos algo para lo que tampoco hay que ser demasiado experto.

Pero el tiempo invertido no debería suponerte un hándicap. Piensa que al fabricar un pasaporte lúdico estás educando a tus niños para que aprendan muchas cosas sobre vuestro destino. Y lo mejor de todo es que lo van a hacer mientras están jugando.

Además también te va a servir a ti para conocer mejor el país o lugar que vas a visitar y preparar así mejor tu viaje. Al documentarte para hacer el pasaporte seguro que descubrirás lugares o cosas típicas que hacer que quizá se te habrían podido escapar. Así que en cierta manera también estás preparando y organizando tu viaje.

Como última conclusión solo me queda decirte que los beneficios y relaciones que estableces con los niños son muy positivos y una vez concluido el viaje, cada “Pasaporte lúdico”, quedará como bonito recuerdo para poder ver en el futuro. Te recomiendo que pruebes hacerlo al menos una vez. Hay muchos modelos hechos en internet que te pueden servir para empezar o incluso como guía para hacer el tuyo. En nuestro caso el trabajo vale la pena.

pirata

Espero que este post te haya servido para gamificar tus próximos viajes con niños. Puedes contarme tus impresiones o preguntarme cualquier duda que te surja comentando este artículo. Estaré encantado de contestarte.

Pasaportes

Por último te dejo aquí el listado de nuestros pasaportes lúdicos para que puedas ver cómo los hicimos y cómo son.

PASAPORTE PIRATA

2 comentarios en “El Pasaporte Lúdico. Cómo gamificar un viaje con niños”

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies