Guiness Experience y Phoenix Park en Dublín con niños.

Hoy ha acabado nuestra aventura en autocaravana ya que hemos la hemos devuelto (sana y salva) tras 11 días inolvidables. Ha sido una experiencia fantástica y que contamos mejor en este artículo:

Viajar en autocaravana con niños.

Pero antes de devolver la autocaravana (teníamos hasta las 3 de la tarde) y aprovechando que ya estábamos a las afueras de Dublín nos hemos ido a pasar la mañana al Phoenix Park, el emblemático parque de la ciudad. No en vano se trata del parque urbano más grande de Europa. Un auténtico pulmón verde en el que los habitantes de la ciudad (o los turistas) pasan las horas haciendo deporte, paseando o descubriendo algunos de sus rincones como la columna del Ave Fénix que le da nombre al parque o el enorme obelisco erigido al duque de Wellington.

Pero el principal motivo por el que decidimos ir al Phoenix Park fue para ver alguna de las numerosas familias de ciervos que habitan aquí ya que en sus orígenes el parque fue creado como reserva para estos animales. Desde entonces se han criado en total libertad formando una colonia peculiar y única que queríamos conocer en persona. Así que tras aparcar la caravana nos hemos puesto a pasear en busca de estos preciosos animales.

Phoenix Park es enorme. Un bosque infinito en el que da gusto perderse sin saber muy bien qué dirección tomar. Habíamos leído que no es fácil encontrar a los ciervos y que a veces están tan escondidos que no se llegan a ver. Hemos preguntado a varias personas que nos han indicado por el lugar en el que los podríamos encontrar. Y finalmente tras caminar durante unos minutos hemos encontrado una multitudinaria colonia de ciervos campando a sus anchas. Ha sido simplemente maravilloso:

Poder darles de comer ha sido una de las mejores experiencias que hemos realizado a lo largo de nuestros viajes. Xavi y Àlex han alucinado y no han parado de hablar de ello durante todo el día. Tras lo vivido, consideramos esta experiencia como una de las imprescindibles en una visita a la capital de Irlanda.

Después hemos estado un rato más por el parque y hemos podido ver también una gran familia de patos a los que les hemos dado algo de pan. Y aunque obviamente no ha sido tan espectacular como con los ciervos también ha sido muy divertido para los niños.

Hemos aprovechado para comer en la autocaravana antes de devolverla. Así ha acabado la estancia en la que ha sido nuestra casa durante casi dos semanas. Acabaremos nuestro viaje pasando tres días en Dublín en el Cooperage Apartments al cual hemos llegado en taxi. Nos hemos instalado y casi sin tiempo para descansar hemos ido hacia la fábrica Guiness, donde se elabora la famosa cerveza tostada irlandesa.

Habíamos comprado por internet las entradas para realizar la “Guiness Experience”, una ruta por la historia de la mítica marca en el que a parte de ver imágenes, objetos y vídeos históricos a través de la varias plantas del edificio, se puede realizar una cata y tomarse una buena pinta al final del recorrido. Nos apetecía realizar esta experiencia aunque teníamos dudas por los niños, pero tras hacerla podemos decir que sí se puede visitar la Guiness en familia. No se hace pesada ya que al ser tan visual, los niños se lo pasan bien paseando a través de las salas viendo por ejemplo los vídeos en las enormes pantallas o escuchando música.

Así que hemos tenido una jornada completa y variada hoy. Por la mañana en Phoenix Park donde los niños han disfrutado de la compañía de los ciervos y por la tarde un rato entretenido para los papis con la Guiness Experience. El día ya no nos ha dado para mucho más. Mañana conoceremos el centro de Dublín.

Autor entrada: brunete80

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *