Imaginosity y Bru Na Boine.

Nuestra aventura con en autocaravana está llegando a su fin. Mañana devolvemos el que ha sido nuestro hogar durante 10 días y con el que nos lo hemos pasado fantásticamente. Así que hoy hemos aprovechado al máximo el día visitando un par de lugares que nos quedaban pendientes.

Durante nuestra estancia en Doolin, mientras esperábamos para cenar en el pub O’Connor del pueblo, me comentó una pareja irlandesa de Cork que habían estado con sus dos hijos en un lugar llamado Imaginosity a las afueras de Dublín. Este sitio era una especie de museo/sala de juegos en la que los niños podían jugar a ser mayores en las diversas salas que tienen sus tres pisos. Por ello el nombre de Imaginosity ya que aquí los niños pueden imaginar convertirse en médicos, actores, pilotos, constructores, etc. Así pues, previa reserva por internet (sino es imposible) a las 11 horas nos encontrábamos allí para que Xavi y Àlex disfrutasen de las 2 horas que dura el tiempo de juego en Imaginosity.

Fue todo un acierto hacerle caso a este matrimonio que conocimos en Doolin ya que Imaginosity ha fascinado a nuestros hijos. Jugando a ser mayores, han podido hacer la compra, nos han vacunado, nos han servido la comida y también se han disfrazado en caballeros medievales. Vamos, que las 2 horas se les han pasado volando. De verdad si estás varios días por la ciudad de Dublín con niños, no debes dejar pasar la oportunidad de venir.

Nada más salir de Imaginosity hemos aprovechado para comprar un par de pizzas en un restaurante de comida rápida que se encuentra justo debajo del edificio. Nos las hemos comido en la autocaravana y así hemos ganado algo de tiempo para ir con tranquilidad a Brú Na Bóinne, la gran visita del día y que a la postre se ha convertido en una de las mejores de nuestro viaje. El trayecto ha sido de casi una hora por lo que no se nos ha hecho para nada pesado. Habíamos comprado con antelación las entradas por internet, ya que de lo contrario sería imposible poder visitar este lugar porque es muy frecuentado en verano. Y otra vez más con el acierto de haberlo hecho a las 4 de la tarde, momento en el que hay menos turistas y se puede visitar con mucha más tranquilidad. De todos modos hemos llegado con tiempo al centro de visitantes y mientras esperábamos nuestro turno de visita hemos aprovechado para tomarnos un café.

Brú Na Bóinne es un complejo arqueológico con más de 5000 años de antigüedad (1000 años anterior a Stonehenge) en el que vivían las primeras comunidades de personas del valle Boyne. Fue construida para enterrar a los miembros más relevantes de esta sociedad tribal al tiempo que se rendía culto con estas creencias paganas por parte de los druidas.

La visita nos ha fascinado. He de reconocer que cuando visito estos lugares se me despierta mi parte más trascendente y me hace pensar en muchas cosas de la vida. Y si yo me he sentido así, este lugar ha sorprendido a Sonia a la cual este lugar tan místico le ha removido todo su interior más espiritual.

Entra aquí si quieres saber más sobre este lugar:

El yacimiento prehistórico de Bru Na Boinne en Irlanda.

Aún maravillados nos hemos puesto de nuevo en ruta aunque ya solamente para llegar a nuestro último camping del viaje. Así, vaciaremos los depósitos de la autocaravana que debemos devolver mañana para quedarnos ya los últimos 3 días de aventura en Dublín. Hemos ido al Camac Caravan Park el cual se encuentra a las afueras de la ciudad y por tanto nos venía perfecto. Al llegar aún con algo de luz solar hemos estirado un rato las piernas mientras Xavi y Àlex se han divertido en la zona de juegos de camping.

Y así hemos acabado otro día más de nuestro viaje.

Autor entrada: brunete80

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *