Llegada a Irlanda.

Hoy ha empezado nuestra nueva aventura. Después de casi 3 horas de avión, hemos aterrizado en el aeropuerto de Dublín sobre las 13:00h. Como siempre el primer día de viaje siempre es algo caótico, ya que cargados de equipaje y tras el estrés de los aeropuertos más el desplazamiento de avión, no consideramos haber empezado de verdad hasta tener nuestro vehículo de alquiler y estar en nuestro alojamiento. Al menos este viaje iba a ser distinto ya que el vehículo y el alojamiento iban a ser lo mismo, una autocaravana alquilada con Celtic Campervans. O sea que matábamos dos pájaros de un tiro. Os contamos nuestra experiencia en este enlace:

Viajar en autocaravana con niños.

Nada más recoger la autocaravana hemos ido al norte dirección Belfast ya que mañana tenemos compradas las entradas para ver el museo del Titanic, el famoso barco insumergible. Aunque nada más ver un supermercado hemos parado a comprar comida para estos primeros días y de paso también a comer. Así con la nevera llena hemos podido hacer un rato de carretera para quedarnos cerca de Belfast y no tener que levantarnos demasiado pronto mañana.

Buscando en las diferentes apps de campings y lugares de pernocta hemos ido a Castlewellan Forest Park, un fantástico bosque alrededor de un lago en el que hay un camping y en el que la gente puede ir a realizar deporte, actividades de aventura o simplemente pasear disfrutando del entorno. Todo ello situado a solo 45 minutos de Belfast.

Para nosotros ha sido una sorpresa y al mismo tiempo todo un acierto el encontrar este lugar. Nos ha venido genial para estirar las piernas y tomar el aire tras un día largo de viaje. Xavi y Àlex han podido jugar un rato rodeados de naturaleza con total seguridad. Les ha encantado una zona de columpios y un increíble laberinto en el cual hemos jugado a buscar la salida.

El entorno es precioso e invita a pasar varios días por allí. Lo poco que hemos visto de Irlanda de momento nos está gustando. Todo a nuestro alrededor es de color verde, los paisajes desbordan naturaleza y el clima es fresco (máxima de 20ºC) algo que agradecemos los que pasamos el verano en lugares muy calurosos.

    

Después de jugar un rato hemos cenado y nos hemos ido a dormir pronto ya que ha sido un día bastante agotador. Mañana tenemos previsto pasar todo el día en Belfast y ver lo mejor de la ciudad. Tenemos bastantes expectativas de la capital de Irlanda del Norte, esperamos que no nos defraude.

Autor entrada: brunete80

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *