Tres lugares que ver en el este de Estonia

En este pequeño post os vamos a hablar brevemente de tres lugares que vale la pena visitar en una ruta por el este de Estonia. Aunque no suele ser lo más turístico ya que normalmente la gente prefiere ir a Tallin y a las playas del noroeste, nosotros hicimos una pequeña ruta por esta zona del país para conocer la su parte más influenciada por la antigua URSS. Son tres lugares que se pueden ver en pocas horas para luego finalizar en la Tallin que es el lugar por excelencia de Estonia.

EL CONVENTO PÜHTITSA DE KUREMÄE

El Convento ruso ortodoxo Pühtitsa de Kuremäe. Fundado en 1891 tiene más de 150 monjas las cuales viven allí ya que son de clausura. El complejo consta de 6 iglesias y está dominado por la catedral, sin duda de gran belleza.

La entrada es gratuita y se puede visitar el complejo con total tranquilidad. Además a su alrededor hay un cementerio por el cual también vale la pena darse una vuelta.

SILLAMÄE

No muy lejos de allí se encuentra Sillamäe. Esta ciudad es muy interesante debido a su oscura historia ya que fue lugar donde se alojaba una fábrica secreta de uranio en la época de la URSS. ¡Tan secreta que no aparecía ni en los mapas!. Se pueden ver muchos edificios soviets, stalinistas y algún que otro monumento de la revolución.

RAKVERE

Rakvere es ideal para parar en el camino hacia Tallin. No es demasiado grande y tiene un par de atractivos por los que vale la pena conocerla. El primero de ellos es su castillo. Testigo de interminables batallas desde el siglo V perteneció a la orden Teutona y posteriormente Livona. Hoy en día se ha restaurado algunas partes y sirve como lugar para eventos culturales además de visitas.

Y enfrente del castillo, justo en la colina Vallimägi se puede el símbolo de Rakvere, un toro grandioso creado por el artista local Tauno Kangro. Este toro es realmente un uro euroasiático. La escultura, la cual mide más de 7 metros se hizo posible gracias a las donaciones de los ciudadanos los cuales tienen su nombre escrito en una placa junto a la estatua.

Como hemos dicho antes, desde Rakvere lo ideal es irse a Tallin ya que está a poco más de una hora de camino, aunque pasar unos días de descanso en el parque nacional de Lahemaa también puede ser una gran opción.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies