Último día en Dublín. Adiós a Irlanda y conclusiones

Como todo llega a su fin, hoy a sido el último día de nuestro viaje. Acaban casi dos semanas de aventura en autocaravana por la Irlanda. Como nuestro avión salía por la tarde aún hemos tenido tiempo para ver un poco más de Dublín. Concretamente las catedrales más famosas y conocidas de la ciudad. La de la Santísima Trinidad y la de Christ Church.

Ambas son imponentes y destacan en el centro de la ciudad. Además la de la Santísima Trinidad tiene una buena explanada con jardín para pararse a descansar. Además hay una pequeña zona de columpios en la Xavi y Àlex han podido jugar y divertirse.

 

Realmente solo nos hemos dedicado a callejear y aprovechar para ver rincones de Dublín. Esperábamos ver una ciudad más gris eindustrial y nos llevamos una grata sorpresa al descubrir un lugar lleno de alegría con sus pubs y gente por las calles. Puramente Irish.

Y justo antes de coger el taxi hacia el aeropuerto, en uno de esos rincones antes de los que hablábamos antes, nos hemos encontrado con uno de los personajes más característicos de Irlanda, un duende. Así que junto a él concluimos esta aventura en familia.

Han sido casi dos semanas increíbles en las que hemos vivido una gran aventura. Habíamos leído que Irlanda era una isla sorprendente, llena de naturaleza, con unos paisajes imposibles y con una historia fascinante. Y tras estas dos semanas, puedo decir que realmente ha superado todas nuestras expectativas. Recorrer parte de la isla en autocaravana nos ha permitido explorar con total libertad algunos de sus mejores lugares. Para nuestros hijos (y también para nosotros) ha sido una magnífica experiencia.

Recorrer algunos escenarios de la mítica serie Juego de Tronos a través de la carretera de la Costa del Gigante, conocer el conflicto territorial entre Irlanda y el Reino Unido a través de los murales de Belfast y Derry, descubrir la ancestral cultura celta en las islas Aran, o admirar un fiordo además de los increíbles paisajes que depara la isla han sido algunas de las cosas que hemos hecho. También hemos visitado asentamientos prehistóricos, antiguos monasterios referentes en la Edad Media o una experiencia a través del museo del Titanic. Nos hemos mezclado además con los irlandeses, un pueblo alegre y amable que se divierte escuchando música en directo en cualquier pub tomando una buena cerveza Guinness, algo que también hemos realizado.

Todo queda explicado en el diario de viaje y en varios artículos de este viaje.

Sin duda visitar Irlanda es una muy buena opción para realizar un viaje en familia. A nosotros nos ha enamorado. ¿Te atreves a conocerla?

Autor entrada: brunete80

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *