12 cosas que ver y hacer en Irlanda

Qué ver y hacer en Irlanda

Valles interminables rodeados de agua en forma de ríos y lagos, cementerios llenos de enormes cruces celtas, verdes prados pastados libremente por ovejas, pubs con música en directo e incluso un fiordo. Sí, has leído bien: un fiordo. Éstas son algunas de las cosas que hicimos en Irlanda durante nuestro roadtrip de por la isla esmeralda.

En este artículo te vamos a hablar sobre 12 cosas que ver y hacer en Irlanda. Todas ellas además sin contar con a Dublín, la capital del país la cual no hemos incluido en esta lista ya que a ella le dedicamos un post a parte.

Qué ver en Dublín en 3 días

Seguro que conoces muchos lugares de esta lista, pero quizá haya alguno del cual no hayas oído hablar o no tengas demasiada información. Hemos estado lejos de los núcleos más urbanos y de las zonas más pobladas de la isla. Hay un sinfín de postales y paisajes los cuales no pueden dejarte indiferente. Sin adentrarnos en la vecina Irlanda del Norte ni en la zona más al sur de la isla, te mostramos lo mejor del centro-oeste del país.

EL FIORDO DE KILLARY

El primer lugar del cual os queremos hablar es uno de los espectáculos de Irlanda, el fiordo de Killary, único fiordo que hay en toda la isla. Frontera natural entre los condados de Mayo y Galway y rodeado por las montañas de Connemara, el valle es una pasada y en él se pueden hacer muchas actividades como pescar o tomar un pequeño crucero con el que atravesar el fiordo y salir hacia el océano Atlántico.

LA ABADÍA DE KYLEMORE

Apenas a 15 kilómetros del fiordo se encuentra la abadía de Kylemore, otro de los lugares destacados de la región. Si bien antes de ser una abadía fue un castillo, esta construcción se hizo en 1867 por Mitchell Henry para su esposa Margaret. Además del castillo arregló la zona creando unos preciosos jardines victorianos para completar lo que se convirtió en una gran propiedad. Por desgracia a los pocos años Margaret murió y poco después fue la hija pequeña del matrimonio la que falleció, lo que hizo a Mitchell vender aquello a los duques de Manchester. Pero éstos descuidaron la propiedad hasta que la perdieron en una partida de cartas.

Pasaron los años y no fue hasta un tiempo después que unas monjas benedictinas lo compraron por un precio simbólico para convertir el castillo en una abadía y un colegio para niñas además de arreglar los jardines victorianos. Hoy en día sigue siendo propiedad de las monjas benedictinas y su uso está dedicado al turismo. La entrada cuesta 13 euros y se puede visitar la propiedad por fuera y los jardines.

PARQUE NACIONAL DE CONNEMARA

El parque de Connemara es sin duda lugar más espectacular del condado de Mayo. Muy cerquita de la abadía de Kylemore se llega al centro de visitantes del parque el cual tiene un amplio aparcamiento. De hecho el aparcamiento no puede absorber la gran cantidad de visitantes que recibe cada día para hacer alguno de sus múltiples rutas y los coches se distribuyen a ambos lados de la carretera. La entrada es gratuita y en la recepción puedes recoger un folleto con los diferentes senderos. Principalmente hay 3: uno muy cortito, otro de hora y media y el último que dura sobre las 4 horas y que sube a lo alto de la colina Diamond Hill. Nosotros al ir con los niños nos quedamos con intermedio y fue una gran elección

Es un sendero perfecto para hacer en familia ya que no conlleva ningún peligro, y de hecho nuestro dos pequeños se lo han pasado genial buscando flores y corriendo por los caminos y escaleras.

Porque aunque no se llega a lo más alto de Diamond Hill (desde donde dicen están las mejores vistas de toda Irlanda), se sube lo suficiente como para ver perfectamente el Fiordo de Killary.

Al final de la ruta y ya prácticamente en el centro de visitantes hay también algunos animales como caballos o patos en un lago además de una zona de juego con columpios ideal para los niños. Un sitio perfecto para acabar la visita a este lugar tan fantástico.

DISFRUTAR DE LA CARRETERA PARANDO EN CUALQUIER LUGAR

Irlanda es preciosa y especialmente recomendable para recorrer por carretera. Con razón es llamada la isla esmeralda ya que el verde (en múltiples tonalidades) predomina en todo su paisaje. Es casi imposible no pararse a contemplar su entorno, algo que hicimos múltiples veces a lo largo de nuestro roadtrip.

En cualquier pueblecito te puedes tropezar con un típico cementerio irlandés, adornado por enormes cruces celtas las cuales destacan sobre cualquier cosa.

Llama la atención el asentamiento monástico llamado Kilmacduagh fundado en el siglo VII por San Colman MacDuaghl.  Destaca un torreón de forma cilíndrica y la catedral de Teampall alrededor de la cual había un enorme cementerio en el que también destacaban las enormes cruces celtas.

Y es que en las carreteras de Irlanda te vas a encontrar con muchas sorpresas, como por ejemplo un rebaño de ovejas en medio de la ruta lo que hizo alucinar a Xavi y Àlex.

EL MONASTERIO DE CLONMACNOISE

Clonmacnoise es un conjunto monástico medieval de gran valor histórico-religioso. Te contamos todo sobre este lugar aquí:

El monasterio de Clonmacnoise en Irlanda

DOOLIN CAVE

Uno de los lugares menos conocidos de la isla en detrimento de otros con mucho más renombre. Se trata de una cueva muy especial que contiene algo único. La entrada familiar cuesta 29 euros y permite una visita guiada por el interior de la gruta. Debido a su particular orografía y actividad geológica durante siglos, toda la zona es de alto valor e interés ya que no en vano están los acantilados como de Moher y el Parque Nacional The Burren. Esta es parte de la explicación que hace el guía al principio de la visita (en inglés) antes de pasar al interior de la cueva.

Ya en el interior hay que bajar varios pisos por unas escaleras hasta llegar al interior el cual posee gran humedad y en algún sitio es de baja altura por lo que cuando llegas te dan un casco para evitar chocarte con el techo. Ésta ha sido una de las cosas más divertidas para Xavi y Àlex ya que se han sentido como dos exploradores con casco a través de la gruta.

Tras caminar durante varios pasadizos se llega a una especie de explanada en donde se abre la cueva. Es entonces cuando el guía apaga la luz artificial de la cueva para unos metros más adelante volver a enchufar la luz y mostrarnos un estalactita gigante que colgaba del techo. Una belleza increíble de 7’3 metros de longitud que se trata de la tercera estalactita más grande del mundo, solamente superada por una del Líbano y otra más grande que se encuentra en Brasil. Ésta crece a un ritmo de 1 cm cada 10 años

GALWAY

Galway, único núcleo urbano de esta lista. Marcad en rojo esta ciudad costera del oeste del país, la cual dicen que es especial por su ambiente festivo y bohemio, además de ser también famosa por ser el lugar donde Cristóbal Colón se inspiró un tiempo antes de partir en busca del nuevo mundo. Si vais en autocaravana como nosotros, es importante saber que se puede pasar la noche en el parking del puerto por solo 6 euros.

Un imprescindible es el “Arco Español” el cual fue construido en honor a la amistad y empatía que existió hace un tiempo entre irlandeses y españoles. El constante flujo de barcos españoles, la animadversión a los ingleses y el catolicismo ante el protestantismo unió a ambos pueblos contra la corona inglesa. El arco formaba parte de un muralla construida para proteger a los barcos que atracaban en la bahía.

El “Arco Español” es la puerta de salida al océano Atlántico. Como hemos dicho antes, dicen que en esa zona se inspiró Cristóbal Colón durante su visita en el año 1477 para preparar el viaje hacia las indias y demostrar que la Tierra era redonda. Un pequeño monumento recuerda aquellos hechos.

Las calles de Galway suelen estar inundadas de gente con ganas de divertirse y pasar un rato agradable. Las tiendas y restaurantes se mezclan con artistas y músicos callejeros.

Pero sin ninguna duda lo mejor son la interminable cantidad de pubs en los que se amontona la gente para tomarse cervezas mientras escuchan música en directo.

ESCUCHAR MÚSICA EN DIRECTO EN UN PUB IRLANDÉS

Enlazado con la visita a Galway, no queremos dejar de recomendaros una de las experiencias obligadas que todo viajero debe hacer en Irlanda. Y esta no es otra que escuchar música en directo en un pub irlandés bebiéndose una buena cerveza. Y es que no se entiende la cultura irlandesa sin sus pubs, la cerveza y la música.

Pudimos hacer esto en Galway, aunque no durante demasiado tiempo ya que a partir de las 22:00h no permiten la asistencia de niños en los pubs, así que a esa hora nos fuimos a nuestra autocaravana a cenar y a finalmente descansar.

En cambio, en el pequeño pueblo de Doolin sí que pudimos disfrutar de este espectáculo mientras cenábamos en el pub Gus O’Connor’s de la localidad.

LAS ISLAS ARAN

Si queda algún lugar donde perdura el gaélico y se mantienen las tradiciones de la ancestral cultura celta, ese lugar son las islas Aran. Pudimos estar en una de ellas y te recomendamos que hagas les hagas una visita.

Qué hacer en Inis Oírr con niños, en las islas Aran.

THE BURREN

Textualmente “lugar pedregoso”, The Burren es una zona con un peculiar paisaje de piedra caliza en el que crece la flora de manera especial entre las interminables grietas de piedra. Esto hace que debido a las múltiples lluvias del país se formen lagos durante varias épocas al año.

El lugar que menos nos gustó de los que hay en esta lista. Sinceramente a nuestro modo de ver, no nos ha parecido nada del otro mundo. El paisaje o es tan especial como otros que hay en la isla y además para llegar con la autocaravana es un poco complicado ya que la carretera es bastante estrecha y en algún tramo ha sido bastante difícil circular, especialmente al cruzarnos con algún otro vehículo. Aunque nuestros niños han podido jugar un durante un buen rato por este paisaje rocoso, no repetiríamos esta visita y posiblemente habríamos aprovechado para conocer otro sitio.

BRU NA BOINNE

¿Sabías que hay en Irlanda un lugar más antiguo que el mismisímo Stonehenge o las pirámides de Egipto? Bru Na Boinne es un monumento funerario de 5000 años de antigüedad que se encuentra en el antiguo lugar de un comunidad asentada en el neolítico. Entra y lee más sobre este mágico lugar aquí.

El yacimiento prehistórico de Bru Na Boinne en Irlanda

ACANTILADOS DE MOHER

La joya de la corona. Sin ninguna duda los acantilados de Moher merecen ser el sitio favorita de Irlanda, el lugar de portada cuando uno ve un libro o folleto sobre el país. Con sus más de 200 metros de altura (nada que ver con los 1.500 metros del Thumbnail en Groenlandia o de los más de 600 del gallego Vixía Herberia) son los acantilados más grandes de la Europa continental, pero son sus 13 km de longitud los que los convierten en un lugar especial. Habría muchos adjetivos para calificar esta obra de la naturaleza pero quizá el más adecuado sea el más sencillo: IMPRESIONANTE. Así es como se siente uno al clavar su vista en aquellas paredes, porque da igual mirar a izquierda o derecha. Toda la zona es similar.

Hay varios miradores a lo largo del sendero y zona en las que se pueden avistar algunas especies como los frailecillos que anidan allí cada verano. De hecho todo el sendero da para pasar un día entero recorriéndolo de punta a punta. Nosotros no lo hicimos, pero aún y así estuvimos un buen rato maravillándonos del espectáculo. La zona está toda acotada para evitar que alguien salte en busca de la foto “postureo” ya que ha habido gente que ha perdido la vida al acercarse demasiado al borde y ser empujados por un golpe de viento. No fue nuestro caso ya que en eso siempre somos bastante cautos aunque he de decir que yo sí he saltado en una zona en la que realmente no había peligro para poder hacer alguna mejor foto.

Para los que viajan a Irlanda la visita a los acantilados de Moher suponen un desplazamiento de casi 300 kilómetros, algo de lo cual muchos desisten prefiriendo ir a Irlanda del Norte haciendo una ruta más pequeña con vuelta a Dublín. Nuestro consejo es marcar como destino obligatorio este lugar ya que aunque esta isla deja estampas increíbles en cada rincón, éste es uno de los más espectaculares.

Y con esta auténtica maravilla de la naturaleza concluimos este post sobre las 12 cosas que ver o hacer en Irlanda. Si vas a viajar a la isla, deberías marcar varios de estos lugares como imprescindibles al organizar tu ruta.

Además, si quieres participar y completar esta lista con algún otro lugar que no hayamos incluido y crees que vale la pena, puedes hablar sobre ello en los comentarios y quizá lo añadamos a estos 12 lugares.

¡Esperamos vuestra participación!

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies