Castillos de cuento que visitar en Alemania con niños

Alemania es un país con un interior muy interesante para hacer un road trip en familia. Bosques frondosos, pueblos encantadores, la misma Selva Negra o bellos paisajes con enormes castillos literalmente sacados de cuento. De hecho uno de estos road trips para hacer con niños es la Ruta de los cuentos de hadas, un viaje a través de los lugares en los que se inspiraron los hermanos Grimm para escribir sus famosos cuentos.

Caperucita Roja, Blancanieves y los 7 enanitos o El flautista de Hamelín son algunos de esos cuentos con los que han crecido (y aún crecen) millones de niños en todo el mundo.

Pero sin ninguna duda, los mejores emplazamientos de esta ruta son sus castillos en los cuales discurren esos relatos llenos de fantasía. Así que os contamos en este post nuestra experiencia tras visitar tres de esta fortalezas medievales.

EL CASTILLO DE LA BELLA DURMIENTE 

El primero de nuestros castillos para ver en Alemania con niños el de La bella durmiente, en Sababurg. Seguro que tod@s conocéis la famosa historia de esta joven princesa la cual recibió el encantamiento de un hada maligna. Un encantamiento que la condenó (a ella y a todos sus súbditos) a estar durante 100 años dormida en la torre del castillo tras pincharse con el huso de una rueca. Y solo el beso de un apuesto príncipe podría deshacer este hechizo.

El camino hacia el castillo se hace a través de una carretera estrecha envuelta por un frondoso bosque con altos árboles los cuales apenas dejan pasar la luz del sol. Al igual que en el propio cuento, es una ruta similar a la que realizó el príncipe en busca de la Bella Durmiente ya que el castillo estaba escondido entre malezas y vegetación después de muchos años sin actividad. Y así parece que sigue hoy en día una vez llegas a sus puertas.

castillo con niños

Como podéis ver en la foto, el castillo no tiene nada que ver con el archifamoso de Disney. Éste es más bien pequeñito aunque guarda muchos detalles que nos recuerdan dónde estamos, justo en el lugar en el que se inspiraron los hermanos Grimm para escribir su cuento.

Esto lo han aprovechado sus dueños que han convertido el castillo en un coqueto hotel restaurante de 17 habitaciones. No sabemos cómo son sus habitaciones pero sí podemos hablaros de su restaurante ya que comimos en su terraza. Menú típico alemán y realmente delicioso. ¿Qué os parece?

Castillo de Sababurg

Comida con niños

Además de comer, os recomendamos también dar una vuelta por los alrededores del castillo ya que tiene una zona de jardines y con vistas al castillo que son magníficas.

Jardines del castillo

Pero lo mejor de esta visita es lo que ocurre cada domingo en los meses de verano ya que justo esos días, se puede ver a la misma Bella Durmiente y a su apuesto príncipe. Justo en el patio trasero del castillo se puede ver la representación del cuento. La representación se hace en alemán e inglés y aunque los pequeños no entiendan demasiado lo que dicen los protagonistas, seguro que les va a encantar.

Representación

La entrada es gratuita y por último cabe resaltar que al finalizar la representación es posible hacerse fotos con los actores en ese entorno chulísimo rodeado de naturaleza.

Neuschwanstein

EL CASTILLO DE LA CENICIENTA 

El siguiente castillo de nuestra lista es el de otro cuento muy famoso de los hermanos Grimm, el de Cenicienta. Su emplazamiento es el Polle, otro de esos pueblos encantadores que se pueden ver a través de la Ruta de los cuentos de hadas. Si no conoces esta ruta, podéis ver nuestro itinerario y presupuesto en este post.

Ruta de los Cuentos de Hadas. Itinerario y presupuesto

Así que antes de acercarse al castillo vale la pena darse una vuelta por el pueblo y disfrutar de esa arquitectura típica alemana de esta zona.

20170815_103156

20170815_114533

Seguro que conocéis la historia de la Cenicienta, la joven que fue maltratada por su madrastra durante mucho tiempo. Hasta que su hada madrina la vistió con sus mejores galas para ir a la fiesta que daba el príncipe y poder participar en el baile real. El resto de la historia es aún más conocido, ¿verdad?.

Pero cabe decir que esta historia no es la auténtica de los hermanos Grimm. La factoría Disney nos “transformó” un poquito el cuento para hacerlo más entrañable y atractivo para los niños. Os lo contamos mejor en uno de nuestros cuentos y leyendas.

Un aterrador cuento

En cuanto a la visita al castillo, cabe decir que lo que queda de él son unas pocas ruinas. Está en una pequeña colina desde la cual se divisa el bonito paisaje (con el río Wesser como protagonista) en su punto más alto.

Castillo de cenicienta en alemania

Y aunque prácticamente ya no queda nada, se puede visitar y tratar de encontrar algún elemento que demuestre que allí tuvo lugar el baile entre el príncipe y Cenicienta.

Polle

En nuestro caso, tras dar una vuelta por lo que queda del castillo finalmente tropezamos con esto… ¿Os suena?

20170815_114109

¡Si! Allí está el zapato que se dejó Cenicienta en su huida antes de que sonaran las 12 de la noche y finalizara el hechizo mágico. Un zapato que recogió el príncipe el cual buscó a su dueña probándolo en los pies de todas las jóvenes chicas del reino hasta que finalmente encajó en el pie de Cenicienta.

Así que ya sabéis, si visitáis Polle no perdáis la ocasión de buscar el zapato que Cenicienta perdió en el castillo. Quizá encaje en vuestro pie y os podáis convertir en princesas y comer perdices durante el resto de vuestras vidas.

CASTILLO DE RAPUNZEL REAL (TRENDELBURG)

El siguiente castillo de cuento para visitar con niños en Alemania es nuestro favorito. Se trata en este caso del castillo de Rapunzel, la princesa de los laaaargos cabellos dorados. Está ubicado en Trendelburg y al igual que el Sababurg, éste también ha sido reconvertido como hotel.

Nada más llegar se intuye que es un lugar especial.  Flanqueado por un enorme foso para acceder al interior hay que atravesar una larga pasarela de madera.

Alojarse en el castillo de Rapunzel

Destaca la alta torre donde se encuentra Rapunzel y por la cual se desliza su larga cabellera rubia a través de una ventana. Así que para los escépticos, podemos confirmar que allí SÍ que vive la princesa. De hecho, al igual que en el castillo de la Bella Durmiente de Sababurg, durante los meses de verano aquí también se realiza la representación del cuento de Rapunzel. Nosotros no llegamos a verla ya fuimos en un día diferente al de la función.

Visitar el castillo de Rapunzel con niños

Aunque no os vayáis a alojar en el castillo, podéis entrar y visitarlo gratuitamente. Su interior es precioso y tiene todo lujo de detalles.

Ruta de los cuentos con niños

Además al estar edificado sobre una colina tiene unas vistas fantásticas y se puede acceder a lo más alto subiendo a través de la torre donde está encerrada Rapunzel.

Castillo de Trendelburg

Nosotros sí que nos alojamos en el hotel y nuestro consejo es que reservéis al menos una noche para poder sentiros como auténticos reyes, reinas, príncipes y princesas. El precio por noche no es demasiado caro, así que os lo podéis tomar como capricho. Las habitaciones están situadas en las diversas torres de todo el edificio y son muy coquetas. No esperéis grandes lujos ya que el espacio es el que es (al final es la torre de un castillo medieval) pero sin duda vale la pena.

Alojarse en el castillo de Rapunzel

En cuanto al restaurante hay que decir que es algo caro por lo que si no queréis cenar allí, hay otras opciones mucho más económicas en los alrededores del castillo, justo en el mismo pueblo. Nosotros sí que cenamos en él y podemos deciros que no nos arrepentimos. Carne de ciervo flameado y ternera con setas. ¡Todo muy delicioso!

Comer en el Castillo de Rapunzel

Por último, no dejéis pasar la ocasión de daros una vuelta ya de noche para poder disfrutar del castillo con su iluminación nocturna.  Vale mucho la pena.

Hotel Burg Trendelburg

Alojarse en el castillo de Rapunzel fue como volver a la Edad Media y sumergirse en el mismo cuento de la princesa de los largos cabellos dorados. Una experiencia muy recomendable para hacer en familia.

Alojarse en el castillo de Rapunzel

Y con esta experiencia acabamos este post sobre 3 castillos de cuento para ver en Alemania con niños. Son tres lugares muy entrañables y perfectos para ir en familia. Seguro que a vuestros pequeños les encantará. Esperamos que os haya gustado.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies