Visitar el castillo de Trakai

Apenas a unos 20 km de distancia desde Vilnius, se encuentra el Castillo de Trakai. Durante nuestro viaje a los Países Bálticos teníamos marcado este lugar en rojo como visita obligada.

Fue además nuestro primer destino tras aterrizar desde Barcelona después de 3 horas y media de plácido vuelo. En eltrayecto por carretera se puede comprobar la naturaleza y verde que hay en este país. Amplios bosques y arboledas enormes inundan ambos lados de la vía.

IMG_7399

30 minutos después se llega a Trakai. Un gran cartel a la entrada del pueblo nos da la bienvenida. Y ya la escena nos hace pensar que hemos llegado a un sitio diferente. Nos vemos rodeados de lagos a ambos lados de la carretera. Y es que Trakai es un pueblo de 5000 habitantes que está rodeado por 5 lagos, lo cual le da una belleza incomparable. Lugar de vacaciones y descanso de muchísima gente, se respira paz y un ambiente de calma, mucha calma. Llegar a la parte más hermosa es sencillo, ya que solo hay que seguir la única vía del pueblo que nos acaba llevando a su famoso castillo. Como son las 14:00h hemos aprovechado para comer en un de los múltiples restaurantes que hay.

20160803_134228

Y por supuesto, como no, hemos querido probar lo más típico de Lituania. Nos ha llamado la atención uno llamado Kybynlar. Un par de kibinas (famosas empanadillas rellenas de carne) junto con una ensalada fría de ternera ha sido nuestra comida. Todo ello acompañado obviamente por un par de grandes y frescas cervezas lituanas, las cuales están riquísimas!!!

Después de una buena comida nos hemos acercando paseando al famoso castillo de Trakai. Tantas veces visto en fotos, y por fin hemos estado ante él. Como dice Bruno, es tal como nos imaginábamos, tal cual hemos visto en tantas fotos.

IMG_7155

Y es que lo bonito no es el castillo en sí, sino es su entorno el que le da esa magia que tiene. Un  castillo que es pequeño y además está reconstruido desde hace unos años. Su belleza radica en su posición, rodeado de agua, lo cual contrasta con sus ladrillos rojizos y el verde de los árboles que lo envuelven. Ese es su atractivo. Para llegar tienes que caminar por una larga pasarela que atraviesa uno de los lagos que lo rodean. De otra manera, la única forma de acceder es con una embarcación. Consta de un patio grande y algunas estancias con objetos típicos de la época medieval.

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

Por los alrededores del castillo se respira mucha tranquilidad. De hecho hay una cosa que nos ha llamado mucho la atención, el silencio con el que la gente se mueve por allí. No se oye prácticamente hablar a la gente y los que lo hacen, es de forma muy bajita.

Tras pasar prácticamente todo el día en Trakai, lo normal es volverse a Vilnius (es lo que hicimos nosotros). Otra opción es quedarse por allí un par de días disfrutando del paraje como hacen muchos que vienen aquí. Alquilarse una casita, navegar con una barquita por sus lagos, etc.

IMG_7235

Quizá e otra ocasión.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies