Qué ver en Madeira en 7 días. Sitios imprescindibles

Madeira es uno de los muchos tesoros que posee Portugal. La llamada isla de las flores o jardín del Atlántico fue el primer lugar que visitamos juntos hace ya unos cuantos años. Su relativa cercanía, clima agradable durante todo el año y sobretodo sus precios asequibles nos hicieron decidirnos por visitar esta isla.

Así que aún sin blog, sin niños y casi sin dinero (es lo que tenía ser jóvenes) nos embarcamos en nuestra primera aventura portuguesa de la cual guardamos aún hoy un grato recuerdo. De hecho no descartamos regresar de nuevo, esta vez con Xavi & Àlex para volver a recorrer sus fantásticos paisajes y disfrutar de su deliciosa gastronomía.

Y mientras recordamos nuestro viaje y llega ese día, os mostramos cuáles son las mejores cosas que se pueden ver y hacer en Madeira durante una semana, que es el tiempo que estuvimos nosotros allí.

QUÉ VER EN MADEIRA EN UNA SEMANA

Funchal, la capital de Madeira

Funchal es la capital de la isla, con la mayor concentración de gente y en donde hay más vida y bullicio. Pero tranquil@s, la vida de Funchal es relajada y se puede recorrer de manera pausada y sin agobios. Eso que se llama ahora “slow travel”. Podéis ver todas las cosas que se pueden hacer en Funchal (al menos las que hicimos nosotros) en el siguiente post:

Qué ver y qué hacer en Funchal, capital de Madeira

Santana, las casas tradicionales

Si Funchal es la capital de la isla y la zona más moderna, Santana es el icono de la tradición de Madeira. Es una preciosa localidad famosa por conservar algunas de las casas típicas madeirenses, llamadas «palheiros«. Los palheiros son casas similares a las barracas valencianas, con el techo de paja y una estética particular.

Casas típicas de Madeira

Hay varias casas que están abiertas al público a modo de museo/exposición y que pueden ser visitadas. De hecho algunas de las excursiones de cruceros llegan en autobús para visitarlas. Pero no os agobiéis, Madeira NO es una isla masificada.

Cabo Girao, el acantilado más grande de Europa

Por si no lo sabíais, en Madeira se encuentra el segundo acantilado más grande del mundo (y el más grande de Europa). Una espectacular caída desde nada más y nada menos que 580 metros de altura. Su nombre, Cabo Girao. Os aconsejamos verlo desde lejos y también acercarse a la plataforma de cristal que hay construida para asomarse al vacío y comprobar su altura.

Acantilado más grande de Europa en Madeira

Ponta do Pargo

Visitar acantilados en Madeira

En la zona norte de la isla se encuentra Ponta do Pargo, lugar que tiene uno de los pocos faros que aún funcionan en Madeira aunque no se pueda visitar. En esta punta se puede disfrutar también de otras magníficas vistas.

Acantilados de Madeira

Subir a Pico Ruivo

Pico Ruivo es el punto más alto de Madeira. Concretamente 1861 metros altitud. No os creáis que su ascensión es apta únicamente para expertos montañistas ya que para subir solo hay que seguir una senda que no entraña demasiada dificultad. Nosotros la subimos sin ningún problema.

Para llegar al inicio de la subida hay que acercarse a Santana y pocos kilómetros después, dejar el coche en un amplio aparcamiento adecuado para los que quiere realizar la ascensión.

Subir a Pico Ruivo en Madeira

CONSEJO: Dicen que desde Pico Ruivo en un día claro se puede ver Tenerife. Así que lo mejor es subirlo de buena mañana. Además a esas horas estaréis completamente solos.

Cámara de Lobos

Una isla como Madeira tiene a la pesca como uno de sus principales modos de subsistencia. Son varias las localidades a las que vale la pena acercarse para para ver esos barquitos atracados en la bahía cualquier atardecer mientras esperan a zarpar al día siguiente en otra jornada de pesca. Cámara de Lobos es uno de esos lugares, seguramente el pueblecito pesquero más bonito de Madeira.

Pueblo pesquero de madeira

Realizar alguna levada

Las levadas son unos canales construidos en el siglo XVI por los que se transportaba el agua desde lo alto de las montañas hacia las zonas habitadas.

Hay todo un entramado de levadas por toda la isla y de hecho, para muchos senderistas, Madeira es uno de sus lugares preferidos para hacer trekking con rutas de todas las distancias y dificultades. Nosotros realizamos varias durante nuestra estancia y os lo contamos todo en el siguiente post.

Levadas en Madeira, rutas de senderismo

Porto Moniz y sus piscinas naturales

Suponemos que a estas alturas ya sabréis que Madeira NO es una isla con playas de arena fina en la que poder bañarse y tostarse al sol. Al tratarse de una isla volcánica, este tipo de playas brillan por su ausencia y las pocas que hay suelen ser pedregosas o como mucha arena negra.

Pero eso no puede decir que no haya lugares en los que bañarse y refrescarse. Al noroeste se encuentra Porto Moniz, pequeña bahía donde hay unas piscinas naturales de los más interesantes. Nosotros no pillamos un día especialmente bueno para nadar, pero os aseguramos que hay mucha gente que suele ir a refrescarse en ellas.

Piscinas naturales de Porto Moniz en Madeira

Ponta de Sao Lourenço

Aún más espectacular que la Ponta do Pargo, al sudeste de la isla existe la Ponta de Sao Lourenço. A nosotros nos parecieron las mejores vistas de Madeira, especialmente por ese color peculiar rojizo y por el entrante de tierra que parece que vaya a engullirse el mar.

Vistas de Ponta de Sao Lourenço

Garajau y el Cristo Rey

Pocos kilómetros al este de Funchal se encuentra la punta de Garajau (golondrina en portugués). Este lugar no suele aparecer en las guías o en los lugares más visitados de Madeira y no entendemos muy bien el por qué. Además de poseer un espectacular mirador con el Atlántico como telón de fondo, casi al borde del abismo se encuentra el Cristo de Garajau.

Cristo en Madeira

Curral das Freiras

Traducido “Valle de las monjas” es uno de los lugares menos visitados de Madeira. Ubicado ya de por sí en el difícilmente accesible centro de la isla, lo mejor del valle son las vistas que ofrece desde lo alto de las montañas.

Viajar a Madeira

Curral Das Freiras es famoso por ser el lugar/refugio de los locales durante mucho tiempo cuando la isla era asaltada por piratas que no llegaban hasta aquí ya que solían permanecer por los alrededores de la costa.

Ir a la isla de Porto Santo

Otro buen plan para realizar es pasar una jornada en la pequeña isla de Porto Santo. A diferencia de su vecina, Porto Santo SÍ que posee largas playas de fina arena en las que poder bañarse. Tras varios días de naturaleza, trekking y montaña, nosotros decidimos cambiar y pasar un día de playa. Todos las mañanas sale un ferry desde el puerto de Funchal a Porto Santo y que regresa a última hora de la tarde.

Ir a Porto Santo a la playa

QUÉ COMER EN MADEIRA

Además de los lugares para visitar en Madeira, otro de sus grandes atractivos es su fantástica gastronomía. No descubrimos nada ya que de sobra es sabido que la comida portuguesa es realmente deliciosa además de ser bastante económica. Además, el hecho de estar anclada en el Atlántico, tenemos un plus con productos frescos de mar que no se encuentran en el Portugal continental.

RECOMENDACIÓN
Nosotros intentamos huir de las grandes franquicias de comida rápida como hamburguesas, pasta o pizza y nos decantábamos siempre por bares o restaurantes en los que podíamos probar comida local o tradicional. Además de económica, está deliciosa.

Gastronomía típica de Madeira

Espetada: Brochetas de ternera a la brasa con laurel.

Espada: No confundir con el pez espada. El espada es un pez que solo se encuentra por la costa cercana a Madeira.

Lapas: Las hacen buenísimas a la brasa y con un chorrito de limón.

Lulas: Una especie de almejas típicas también muy ricas.

Bolo de Caco: Una de las estrellas de la isla. Es un pan redondo hecho con harina, batata, levadura, agua y sal. Pero lo que lo hace especial es que recién salido del horno es untado con mantequilla de ajo lo que le da un sabor único.

Restaurante en Madeira

Madeira es un destino que bien merece ser visitado durante al menos una semana. Su buena conexión con varios aeropuertos europeos, el clima templado durante todo el año, su rica gastronomía y sus precios muy asequibles hacen de esta isla un lugar más que recomendable. A nosotros no nos defraudó.

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies