Irlanda, la isla esmeralda.

Llega de nuevo el verano y con él las vacaciones. Y como siempre eso es sinónimo de nueva aventura en “El viaje de los elefantes”. Este año nuestro destino es Irlanda, la isla esmeralda. Llamada así por el color verde que inunda sus paisajes, Irlanda es un destino para recorrer libremente disfrutando su orografía. Íbamos buscando un lugar no demasiado masificada ni urbano en el que nuestros niños tuvieran lugares para correr y jugar sin peligro, algo que las grandes ciudades no nos pueden dar.

Así que tras valorar diferentes destinos como Escocia, Noruega o los países ex-Yugoslavia, nos decidimos por Irlanda. Su clima templado en esta época del año (somos de Valencia y aquí hace mucho calor), la amabilidad de sus gentes y la mezcla entre naturaleza y cultura que nos puede ofrecer la isla es lo que nos hizo decidirnos.

Pero lo más novedoso de esta nueva aventura es la manera en la que la vamos a realizar. Tras valorar todas las opciones y leer otros blogs de viaje, hemos decidido alquilar una autocaravana para conocer Irlanda. Esto nos va a poder dar la total libertad de recorrerla a nuestro aire sin estar pendientes de llegar a un alojamiento cada noche. Y para nuestros dos niños va a ser una auténtica experiencia. Dicen los que han estado allí que Irlanda te enamora. Vamos a poder ver enormes acantilados, valles y montañas con paisajes que te quitan el hipo, vestigios de la ancestral cultura celta y también ciudades como Dublín o Belfast. Nos interesa conocer también parte de su historia a través del conflicto ocurrido con el IRA en Irlanda del Norte.

Nos vamos un total de 13 días. 10 con la autocaravana y casi 3 para conocer Dublín. No tenemos una ruta fija marcada aunque más o menos sí una idea de lo que queremos hacer. Empezaremos yendo hacia el Norte desde Dublín con dirección Belfast. Tras conocer la ciudad recorreremos la famosa carretera de la costa del gigante, una de las 10 más bonitas del mundo según National Geographic. Después saldremos de Irlanda del Norte pasando por Derry, la ciudad donde se vivieron los hechos más crudos del conflicto entre monárquicos y republicanos. Y ya en Irlanda iremos hacia el sur parando en los lugares que más nos llamen la atención como por ejemplo los famosos acantilados de Moher.

Y así hasta donde la carretera nos lleve, acabaremos de nuevo en Dublín donde pasaremos 3 días para conocer la ciudad. Como siempre queremos mezclarnos con la gente, ver cómo viven los irlandeses y cuáles son sus costumbres. Eso es una de las cosas que más nos gustan de viajar, conocer la cultura y la forma de vivir de esos lugares.

Así pues, en pocos días empieza de nuevo una nueva aventura que iremos contando por aquí.

Irlanda, ¡allá vamos!

Ireland, ¡here we go!

Autor entrada: brunete80

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *